12 de enero de 2013 / 03:47 a.m.

Promovió sus pasiones auditivas, las cuales rompieron fronteras.

 Ciudad de México • Impulsor de la música sin fronteras en el Festival de Jazz de Montreux, Suiza, Claude Nobs no sobrevivió al accidente de esquí sufrido a fines del año pasado: murió el jueves a los 76 años, tras dedicar buena parte de su vida a compartir su pasión por la música.

Nobs aparece como "Funky Claude" en "Smoke on the Water", pieza de Deep Purple que narra el incendio rovocado por un espectador en un concierto de Frank Zappa. Sin embargo, el mundo lo tendrá en cuenta como el creador de un festival que no veía diferencias entre géneros.

Tuvo el tino de crear un festival que, a la vez que ofreciera un buen cartel musical, resultara de atractivo turístico para Montreux. En 1967 inició una empresa que se volvió ejemplar para otros festivales, en el sentido de que combina distintos tipos de música bajo la sombrilla del jazz.

Nobs afirmaba que a su festival "la emoción llegó antes que el dinero. Todavía lo hago como un cocinero: con las especies que le pongo cada noche. Es algo que involucra mucha emoción".

Para explicar esta amplitud de miras, Nobs decía en una entrevista que en Suiza puedes adquirir relojes de plástico, madera, piedra, oro y platino, y todos son relojes. "Para mí, el festival es como eso: le llamamos jazz para darle un nombre de calidad a la música, y tienes diferentes estilos: música de madera, de acero, de platino. El corazón del reloj es el movimiento, y es lo mismo con la música".

XAVIER QUIRARTE