30 de junio de 2013 / 06:25 p.m.

Hermosillo, Sonora  • Como un proyecto en crecimiento que pretende arraigar un sentimiento de orgullo en los sonorenses y preparar integralmente a los jóvenes, definió Rubén Matiella el recinto que dirige: el Museo de Arte de Sonora (Musas), en esta ciudad.

En entrevista, el funcionario cultural, quien tiene dos años al frente del Musas, apuntó que este espacio creado en 2010 es un proyecto joven que inicia su crecimiento; "a mediano y largo plazo, este museo crecerá; por el momento hemos tratado de acercar a la población y crear conciencia sobre lo qué puede dar este recinto".

Detalló que el Musas, espacio dedicado a propuestas contemporáneas, es considerado uno de los cuatro museos más importantes del país y representa un puente de intercambio cultural entre el noroeste y centro de México, "de tal manera que este espacio puede recibir cualquier exposición, del más alto nivel".

Para Matiella, ver a jóvenes interesados en visitar frecuentemente las salas de exhibición y ser parte de los talleres que se ofrecen, es reflejo de la buena aceptación que ha tenido este espacio en la sociedad sonorense, no obstante, "no nos sentimos satisfechos, porque aún falta por hacer, pero es muy motivador ver a los jóvenes acercarse al museo y que la gente haya hecho del museo un espacio propio".

Uno de los grandes logros que han tenido, subrayó, es la creación de talleres dirigidos para personas con discapacidad, tales como niños con síndrome de Down y enfermos de Alzheimer; acciones que consideró han sido de suma satisfacción: "Creo que ha sido una parte en la que el museo ha sido innovador, porque no es común que los museos abran de esa forma su espacio y con talleres y exposiciones para esos grupos en particular, el museo les ha ofrecido el espacio, maestros y psicólogos, de tal forma que les sirva como una cuestión terapéutica; ver el arte como una herramienta que les permita mejorar su calidad de vida", explicó.

A largo plazo, el Musas pretende ser parte del sentimiento común de orgullo en los sonorenses, para lo cual, consideró, es necesario crear conciencia en la población sobre el valor que tiene un espacio como éste y de lo poco común que es que se creen museos de esta magnitud, "dado el poco apoyo, que en general, las autoridades tienen hacia el rubro cultural, malamente porque es una de las herramientas más efectivas para encausar a los jóvenes".

En este momento, confesó Matiella, el Musas se encuentra "picando piedra, por eso tenemos que ser pacientes para poder llegar a alcanzar ese objetivo de conciencia que buscamos alcanzar".

A lo largo de su corta historia, recordó, este recinto ha albergado destacadas exposiciones, ejemplo de ello, fue la retrospectiva del Rufino Tamayo (1899-1991) que se exhibió en 2012 y que fue posible gracias a la colaboración del Museo de Arte Moderno Rufino Tamayo de la ciudad de México, "cuando remodelaron el museo lo cerraron y fuimos los elegidos para resguardar esta colección de más de 100 obras, que fue un éxito increíble".

Otras de las importantes muestras que ha albergado este recinto, aseguró, han incluido obras de destacados creadores, tales como Diego Rivera (1886-1957) y Abel Quezada (1920-1991), entre otros.

El director del Musas extendió invitación al público a visitar este recinto, "sepan que en Sonora estamos trabajando en pro de cultura y el arte, pero sobre todo para que nuestros jóvenes tengan una preparación más integral y una visión más amplia del mundo a través de las exposiciones", subrayó.

— NOTIMEX