CÉSAR CUBERO
26 de noviembre de 2014 / 04:54 p.m.

Una de las posiciones claves dentro de la cancha es la del guardameta, y el escenario para los equipos locales se muestra muy bipolar al respecto al tener en Nahuel Guzmán el segundo mejor promedio de minutos jugados goles recibidos, y en Jonathan Orozco al segundo peor.

En primera instancia sobresale el hecho de que Nahuel Guzmán es el único arquero extranjero titular en la Liga MX y que alcanzó la liguilla.

Tomando en cuenta a los ocho porteros titulares que verán acción en liguilla el mejor promedio de minutos jugados y goles recibidos lo tiene el nacido en Chihuahua, Óscar Jiménez, quien desde la fecha 5 está bajo los tres palos para el equipo de Jaguares de Chiapas.

Jiménez tiene en total mil 170 minutos jugados, y 12 goles recibidos, para un promedio de recibir un gol cada 97.5 minutos.

En segundo lugar de esta tabla se ubica Nahuel Guzmán, arquero de la selección Argentina y que tuvo en el Apertura 2014, un total de 17 juegos jugados, mil 530 minutos en la cancha y 17 goles recibidos, un gol en su meta cada 90 minutos.

El tercer lugar lo comparten Moisés Muñóz y Óscar Pérez, de América y Pachuca, respectivamente, ambos con todos los minutos del torneo jugados y con 18 tantos en contra, para un gol cada 85 minutos.

Por unas décimas el portero del Toluca, Alfredo Talavera, se fue hasta el quinto sitio, con un gol recibido cada 84.7 minutos.

El equipo del Atlas, rival en cuartos de los Rayados tiene en el naturalizado Federico Vilar al sexto promedio con 20 goles recibidos en 17 juegos, un tanto en contra cada 76.5 minutos.

Hasta el séptimo lugar, o segundo más malo, aparece el arquero de los Rayados del Monterrey, Jonathan Orozco, que tuvo 16 juegos jugados y 20 goles recibidos, un gol en su meta cada 72 minutos.

El peor promedio de minutos jugados goles recibidos lo tiene el unamita Alfredo Palacios, con 18 goles recibidos en 14 juegos, uno cada 66.83 minutos.

Cabe destacar que solo tres porteros se fueron sin recibir tarjeta amarilla o roja, Moisés Muñóz, Federico Vilar y Óscar Pérez; Jonathan tuvo dos amarillas y Nahuel la misma cantidad de cartones preventivos recibidos.

Los más viejos

Los porteros tienen el privilegio de ser los que pueden llevar una vida futbolística más duradera, prueba de ello, el promedio de edad de los ochos arqueros calificados es de 32.37 años.

Encabeza la lista el eterno Óscar Pérez, que este año llegó a los 41 febreros en su vida, curiosamente, Moisés Muñóz, nació el mismo día, 1 de febrero, pero 7 años después.

El segundo más viejo es Federico Vilar, con 37 años. El citado Moi, en tercero, con 34 años cumplidos.

Tanto Nahuel como Jonathan son nacidos en 1986 y llegan a esta liguilla con 28 años cumplidos.

El más joven, curiosamente es el del mejor promedio, es decir, con sus 26 años, Óscar Jiménez es el más joven de los ocho guardametas en liguilla; Palacios (33 años), Talavera (32 años).