22 de diciembre de 2014 / 11:59 p.m.

 

El delantero argentino Gonzalo Higuaín fue artífice de la consecución de la Súper Copa de 2014 para Napoli sobre Juventus, en una dramática final, en la que tras igualar 2-2 en tiempo extras fue necesaria la muerte súbita en penales hasta el 6-5.

A lo largo del cotejo celebrado en el estadio Jassim Bin Hamad, en la capital qatarí, fueron los "bianconeri" quienes tuvieron la oportunidad de quedarse con el cetro; sin embargo, los napolitanos nunca bajaron los brazos y de la mano del "Pipita" contestaron cada golpe que les asestaron los de Turín, que parecía hacerlos más fuertes.

El "pampero" Carlos Tévez abrió los cartones temprano, a los cinco minutos de acción, en una jugada que se gestó a partir de un saque de banda rival más allá de su medio campo.

La presión de la "Vecchia signora" provocó que poco a poco se fuera retrasando el esférico, y el "Apache", plantado en zona de ataque, aprovechó que los centrales no se hablaron para robarles el balón y fusilar ante la salida del guardameta Rafael Cabral.

En adelante hubo destellos de una y otra ofensiva, aunque la mínima diferencia acompañó a la "Juve" hasta el descanso.

Fue el ex de River Plate y Real Madrid quien mandaba los avisos más importantes para la escuadra del timonel español Rafael Benítez, como al 60, cuando le ganó la carrera a Girogio Chiellini y sin pensarlo soltó la "vaselina" que cruzó el área chica por arriba del defensa italiano y del portero Gianluigi Buffon, hasta golpear el poste derecho de la cabaña "bianconera".

La rabia de "Pipa" se convirtió en alegría a los ocho minutos, a través de un centro por la banda izquierda, cortesía del holandés Jonathan de Guzmán, que martilló con testarazo.

La igualdad en los cartones prevaleció el resto del tiempo reglamentario, por lo cual fue necesario disputar "futbol gratis", etapa en la cual los pupilos Massimiliano Allegri volvieron a colocar una mano en la corona, de nuevo por conducto de Tévez.

Al 106, el francés Paul Pogba irrumpió en el área a base de trompicones y chispazos de genialidad, abrió para su compañero, increíblemente desmarcado, quien hizo la finta de dejar pasar la pelota para después de una elegante media vuelta, disparar de derecha.

A dos minutos de que el vigente campeón del certamen estallara en júbilo, y como si al duelo le faltase protagonismo "albiceleste", reapareció Higuaín, que en medio de una carambola entre deseos de rematar y despejar, se barrió para sacar un tiro que entró sin problemas ante la confusión de "Gigi".

Sin más remedio que la definición desde los once pasos, comenzó la tanda con dos pifias, la del brasileño Jorginho, para desgracia de los "azzurri", y el héroe/villano Tévez, por Juventus.

A continuación hubo una decena de cobros perfectos, el chileno Arturo Vidal, Pogba, Claudio Marchisio, el español Álvaro Morata y Leonardo Bonucci pusieron a soñar al club de Turín.

Pero los "partenopei" tampoco erraban e hilvanaron los aciertos del argelino Faouzi Ghoulam, el ibérico Raúl Albiol, el suizo Gokhan Ilner, el dueño de la jornada, Higuaín, así como el uruguayo Walter Gargano, para el 5-5 parcial.

Después de puras "palomitas" llegó otra seguidilla de errores, ya en muerte súbita, donde parecía que ninguno de los dos combinados quería sumar un galardón a sus vitrinas.

Primero el belga Dries Mertens falló en su intento, y de nueva cuenta, los de Allegri tuvieron en sus manos sentenciar el choque, pero Chiellini soltó un débil envío que llegó sin apuros a las manos del cancerbero.

Luego, José Callejón, otro de los varios elementos con pasado "Mmerengue" que pisaron este campo, rompió los corazones napolitanos y le volvió a conceder el honor de cerrar la pinza a la "Juve", pero el argentino Roberto Pereyra rechazó el regalo y voló su cobro.

Por fin, el galo Kalidou Koulibaly puso orden y anotó por el Napoli, para cambiarle el escenario a sus contrincantes y dejarle toda la presión a Simone Padoin, que puso fin al drama y sacó un riflazo al que Rafael alcanzó a meterle las yemas lo suficiente para desviarlo y así conseguir la segunda Súper Copa en la historia del Napoli, 14 años después de que la conquistaron por primera vez.

NOTIMEX