3 de octubre de 2014 / 03:22 a.m.

Los Gigantes de San Francisco y los Nacionales de Washington se ausentaron de la postemporada el año pasado. Pero hasta ahí llegan las similitudes entre los equipos que a partir del viernes se medirán en la serie de división de la Liga Nacional.

Bruce Bochy ha conducido a los Gigantes a dos de los últimos cuatro campeonato de la Serie Mundial. El piloto de los Nacionales Matt Williams está por llevar a un equipo a los playoffs por primera vez.

Los Gigantes han ganado ocho juegos consecutivos en la postemporada, incluyendo la victoria 8-0 en Pittsburgh por el wildcard la noche del miércoles.

El plantel de los Nacionales, los campeones de la división Este, está conformado en su mayoría de jugadores que nunca han ganado una serie de playoff. El jueves, se pusieron a tono con un juego de práctica, en el que simularon el ambiente de un partido de verdad, incluyendo al relevista Aaron Barrett entonando el himno nacional.

"Buena camaradería y con buena competencia para subir la adrenalina, que es lo necesita", indicó el relevista Tyler Clippard en referencia al intervalo de cuatro días sin actividad de los Nacionales desde el final de la campaña regular y el arranque de la serie.

El primera base Adam LaRoche bromeó que los Gigantes tienen su "confianza por las nubes tras vencer a los Piratas, "pero nosotros disputamos un tremendo juego entre nosotros ayer, así que nuestra confianza también anda por las nubes".

Ambos equipos se entrenaron el jueves en el Nationals Park, y ambos pilotos anunciaron sus lanzadores abridores para los primeros tres juegos.

El duelo del viernes entre Stephen Strasburg por Washington y Jake Peavy por San Francisco enfrenta a dos amigos que suelen entrenarse juntos en San Diego. Y el mismo refleja la brecha que separa a ambos clubes en cuanto a experiencia en estas instancias.

Strasburg, quien no pudo lanzar en la postemporada de 2012 para proteger el codo que se había operado, debutará en un juego de playoff. Peavy encara su sexta apertura en octubre, y el año pasado fue parte de los Medias Rojas de Boston que se consagraron campeones de la Serie Mundial.

Sus receptores también ilustran las diferencias. Strasburg le lanzará al venezolano Wilson Ramos, quien se lesionó en 2012 y no actuó en la postemporada; Peavy trabajará con Buster Posey, pilar de los Gigantes que se coronaron en 2010 y 2012, además de ganar el premio al Jugador Más Valioso en 2012.

El segundo juego tendrá como abridores a Jordan Zimmermann contra Tim Hudson. Y en el tercero, Doug Fister enfrentará a Madison Bumgarner, quien tiró pelota de cuatro hits contra Pittsburgh para la séptima victoria seguida de San Francisco en un juego de vida o muerte.

"Una vez te metes en la postemporada, es como una nueva temporada para nosotros", dijo el torpedero de los Gigantes Brandon Crawford, quien el miércoles bateó un grand slam. "Tuvimos muchos altibajos durante la temporada regular, pero ahora es como comenzar de cero".

Los Gigantes ocuparon el segundo lugar en el Oeste de la Liga Nacional al registrar foja de 88-74 tras una segunda mitad con marca de 41-40. Washington se prendió en ese tramo de la campaña, con 53-28, y fue el mejor equipo en los últimos 30 juegos con 21-9, para acabar con marca de 96-66, la mejor de la Nacional.

"Quizás no podemos estar a la par contra otros sobre el papel", dijo Hudson. "Pero al salir a jugar, el coraje, el corazón y los... que tiene este equipo es lo que a veces no saca adelante".

Pero los Nacionales aseguran que aprendieron de su experiencia de 2012, que culminó con una dolorosa en el quinto y decisivo juego de su serie de primera ronda ante San Luis.

"Tenemos una mejor idea de lo que debemos esperar", dijo Ryan Zimmerman. "...cada pitcheo es mucho más intenso. Es otro nivel".

Y los Gigantes saben mucho de esto.

"Tiene un equipo muy similar al nuestro. No serán los mejores jugadores, pero saben jugar junto, lo cual es bueno", dijo Clippard. "Y yo creo que el nuestro es un equipo superior".