EFE
23 de junio de 2013 / 06:40 p.m.

Pekín • La nave tripulada china "Shenzhou X", con tres astronautas a bordo, se acopló hoy por procedimiento manual al laboratorio espacial "Tiangong I", completando una de sus últimas misiones antes de regresar a la Tierra la próxima semana.

Según informó el Centro de Control Aeroespacial de Pekín, citado por la agencia oficial Xinhua, la nave se separó del laboratorio espacial a las 8:26 hora local china (0:26 GMT) y volvió a unirse a éste a las 10:07 (2:07 GMT).

El cosmonauta Nie Haisheng, que viaja por segunda vez al espacio tras su primera misión en 2005, fue el encargado de encabezar las operaciones de acoplamiento, con las que China prueba la capacidad de sus naves para unirse a estaciones espaciales permanentes en caso de fallo de los sistemas automáticos.

La "Shenzhou X" ("Barco divino"), quinta misión tripulada del país asiático, fue lanzada el 11 de junio, y dos días después se acopló al "Tiangong I" con el sistema automático.

En el "Tiangong" ("Palacio Celestial"), que este año dejará de funcionar y caerá a la Tierra, los tres astronautas chinos han conducido diversos experimentos a lo largo de estos días, así como operaciones de mantenimiento.

Además, desde ese laboratorio la astronauta Wang Yaping, segunda mujer china que viaja al espacio, impartió el pasado 20 de junio lecciones de física por vídeo-conferencia a 60 millones de niños chinos, la primera "clase espacial" que celebra el país asiático.

El "Tiangong I" es el primer módulo experimental de cara al objetivo de tener una estación espacial permanente en el espacio, algo que espera conseguir hacia 2020, con el "Tiangong III".