18 de febrero de 2014 / 05:34 a.m.

LeBron James no considera inexorable la cita con Indiana que tantos otros esperan. El astro del Heat de Miami definitivamente tiene otra antes, con Kevin Durant, en apenas unos días.

Los dos mejores jugadores de la NBA se separaron el domingo después de la victoria del Este por 163-155 sobre el Oeste en el Juego de Estrellas de la NBA, pero sólo temporalmente. Estarán de nuevo el jueves en la misma cancha en Oklahoma City, y muy probablemente se les unirá Russell Westbrook.

En una entrevista, Durant dijo que Westbrook se reincorporará al Heat el jueves. El armador se ha perdido 27 partidos desde que se sometió a una cirugía, el 27 de diciembre, para corregir un problema de inflamación en la rodilla derecha.

El martes, cuando la liga se reanude, quedarán menos de dos meses de la temporada regular, con mucho aún por resolver en la Conferencia del Oeste.

Las cosas parecen mucho más sencillas en el Este, donde un duelo Miami-Indiana en las finales de la Conferencia parece casi una certeza desde las primeras semanas de la temporada. James no comparte esa opinión.

"Esto no es una competencia de sólo dos equipos. Hay muchos equipos buenos en la Conferencia del Este", dijo. "El comienzo ha sido lento para nosotros en general, pero hay demasiados equipos buenos. No sólo pueden tomarnos en cuenta a nosotros y a algún otro. Respeto a cualquier equipo que enfrentemos".

Miami llegó a la pausa del Juego de Estrellas dos partidos y medio detrás de Indiana. Toronto, que es tercero, suma 10 derrotas más que el Heat.

Los Pacers perdieron el séptimo juego de la final del Este en junio, ante Miami, y quieren la ventaja de locales si ambos rivales se vuelven a medir en los playoffs.

Al Heat le interesa también esa ventaja, pero sólo hasta cierto grado.

"Lo que importa más es que estemos saludables. Vamos a competir por el primer lugar, por supuesto, pero no vamos a considerar que eso es lo más importante", dijo Chris Bosh. "Estamos a una distancia alcanzable, de dos y medio juegos. Nos gustan nuestras probabilidades".

El Thunder tomó finalmente algo de ventaja en el primer puesto del Oeste, gracias a su buen cierre de la primera mitad de la campaña. Ganó sus últimos tres compromisos para tomar una ventaja de cuatro juegos sobre San Antonio, que es el campeón defensor de la conferencia pero se encuentra plagado de lesiones.

Houston, los Clippers de Los Ángeles y Portland se ubican seis juegos detrás.

Durant es el mejor anotador de la NBA y tiene buenas oportunidades de poner fin al reinado de James como el Jugador Más Valioso de la liga. El Thunder podría fortalecerse incluso más cuando Westbrook regrese.

Westbrook, tres veces electo al Juego de Estrellas, se rompió el menisco lateral de la rodilla derecha durante el segundo partido de los playoffs, en abril pasado. Se sometió a una cirugía después de ese problema y debió practicársele otra el 1 de octubre para retirar un punto de sutura que se soltó.

Durant anotó 38 puntos en el Juego de Estrellas y ha lucido imparable, incluso en partidos contra defensivas férreas, promediando 31,5 puntos. Sumó 33 en la victoria del Thunder por 112-95 sobre Miami, el mes pasado.

Pero los puntos son sólo parte de lo que Durant ha aportado para que Oklahoma City ostente la mejor foja de la liga, 43-12, pese a que sólo ha contado con Westbrook en 25 partidos.

Muchos otros equipos parecen tener oportunidades en la segunda mitad de la campaña. Ahí están los Clippers, con Chris Paul y Blake Griffin; los Rockets, con Dwight Howard y James Harden, así como los Trail Blazers, con LaMarcus Aldridge y Damian Lillard.

Y no hay que olvidar a los Spurs, que estuvieron a menos de medio minuto de coronarse frente al Heat en junio pasado.

"Definitivamente tenemos las herramientas; tenemos el equipo", dijo Tony Parker acerca de su equipo, que ha jugado sin Manu Ginóbili y Kawhi Leonard, entre otros. "Estaremos en la lucha siempre y cuando nos mantengamos saludables".

AP