11 de noviembre de 2014 / 06:41 p.m.

Tras un fallido intento el año pasado, la NBA jugará un partido de temporada regular en México apenas por segunda vez en la historia el miércoles, cuando los Rockets de Houston se enfrenten a los Timberwolves de Minnesota.

El 4 de diciembre del año pasado Minnesota y San Antonio iban a disputar el primer partido de temporada regular en México desde 1997, pero una intensa humareda provocada por un cortocircuito en uno de los transformadores de luz de la Arena Ciudad de México provocó la cancelación cuando faltaban unas horas para el inicio.

Ahora los Timberwolves, que fungían como locales la temporada pasada y lo serán ahora, vuelven a México con la promesa de autoridades y organizadores que las cosas serán muy diferentes en esta ocasión.

"Tomamos medidas más estrictas para prevenir que eso vuelva a pasar", dijo Raúl Zarraga, director de la NBA en México. "Nunca antes había pasado algo como eso, ya aprendimos e incluso vino gente de Estados Unidos para asegurarse que todo estará bien".

El año pasado, una intensa nube de humo comenzó a inundar la arena cuando ambos equipos terminaban la práctica de tiro. Tras intentos fallidos por controlar la situación, jugadores de Spurs y Timberwolves, junto con sus entrenadores y dirigentes de la NBA, salieron al estacionamiento de la Arena Ciudad de México, la más moderna del país, para evitar problemas mayores.

Los aficionados ni siquiera alcanzaron a ingresar al inmueble, que fue inaugurado en 2012 con una inversión que rondó los 300 millones de dólares. Horas después, la NBA anunció la cancelación del partido en México y el encuentro eventualmente se disputó el 6 de enero en Minneapolis.

"No fue fácil lograr el regreso de un partido de temporada regular", admitió Zarraga. "Pero se trabajó y Wolves vuelve, lo cual es prueba de que se confía en nosotros".

Si nada extraño vuelve a ocurrir el encuentro será el primero de temporada regular en México desde el 6 de diciembre de 1997, cuando los Rockets derrotaron 108-106 a los Mavericks de Dallas gracias a una gran actuación de Charles Barkley, quien anotó 19 puntos y bajó 17 rebotes.

Para el miércoles, los Rockets salen como favoritos para llevarse una vez más el triunfo en México. El equipo inició la temporada con marca de 6-0 por primera vez desde la temporada 1996-97 y su primer revés vino apenas el sábado pasado ante los Warriors de Golden State en un encuentro en el que no jugó Dwight Howard porque presentaba síntomas de gripa.

Howard, que junto con James Harden es la gran figura del equipo, llegó a México el lunes por la noche junto con el resto del equipo y debería jugar el encuentro.

A diferencia de Houston, que está armado con la intención de ser campeón, los Wolves pasan por una etapa de transición tras la salida de Kevin Love, quien fue canjeado a Cleveland.

Love, un seleccionado de Estados Unidos que pasó seis años en Minnesota, fue enviado a los Cavaliers a cambio de la primera selección global Andrew Wiggins, Anthony Bennett y selecciones colegiales.

Wiggins, un talentoso delantero, promedia 9.2 puntos y 3.5 rebotes en 27.3 minutos por noche para Minnesota, que llega a México montado en una racha de dos derrotas en fila y con una marca de 2-4.

Una de esas derrotas fue el pasado viernes ante el Magic de Orlando, un encuentro que además les costó la baja del armador español Ricky Rubio, quien se lesionó el tobillo izquierdo y será uno los grandes ausentes.

Aunque México solo ha recibido un encuentro de temporada regular en su historia, las visitas de la NBA al sur de la frontera con Estados Unidos tienen un largo historial. Desde 1992, cuando Dallas enfrentó a San Antonio, México ha sido anfitrión de otros 19 encuentros de pretemporada de la NBA.

El partido entre Houston y Minnesota arrancará a las 21:00 horas locales (02:00 GMT) en la Arena Ciudad de México.

AP