11 de enero de 2014 / 01:37 a.m.

Con dos latigazos, el Necaxa vino de atrás y doblegó a los Lobos de la BUAP, que en su presentación en CU al arrancar la Jornada 2 dentro del Clausura 2014 en la Liga de Ascenso, fueron incapaces de frenar a los hidrocálidos que echaron a perder la fiesta de los Licántropos ante su afición que hizo el lleno en el coloso estudiantil.

Cotejo en el que los visitantes dejaron de manifiesto desde los primeros minutos que su intención era salir vivos de Puebla con las tres unidades en la bolsa, situación que de inicio se les complicó con los embates que los locales fueron fabricando, gracias a los constantes desbordes de Adrián Marín y Hebert Alférez.

Precisamente al cruzar el 28 de acción, Alférez superó la zaga a pase de Cuauhtémoc para enfilar en el área, zona en la que el defensa, Luis Padilla, trabó al atacante Lobezno, lo que de inmediato fue sancionado por el árbitro central del cotejo, Óscar Villagómez, que no dudó en señalar la pena máxima que abrió el tanteador a favor de los de casa.

Justo dos minutos después, al 30, en la escena apareció la experimentada figura de Cuauhtémoc Blanco, que engañó por completo al cancerbero rival, Iván Vázquez Mellado, para así convertir el 1 por 0 que marcó el derrotero de la parte inicial pese a los intentos de ambos cuadros por cambiar la historia.

Por desgracia para los dirigidos por Héctor Medrano, la jugada del penal les pasó factura con la lesión y por ende la salida de Hebert, lo que fue notorio en el terreno de juego, ya que si bien su sitio fue cubierto por Álvaro Estrada, el funcionamiento de la BUAP no fue el mismo y de a poco cedieron la iniciativa al contrario.

Necaxa apareció de nuevo con los intentos que Jonatas Goncalves generó sobre la cabaña local, que gracias a José Canales, mantuvo el cero en la primera mitad, dejando el tanteador intacto para la parte complementaria, donde los de Aguascalientes, con base en la paciencia y el tino de su estratega, lograron su cometido.

Al abrirse el complemento, al 63, un trazo del recién ingresado, Eduardo Lillingston, culminó con el remate de José Martínez, que sin marca que le hiciera sombra, sacó disparo colocado que dejó sin oportunidad al guardavallas de los Lobos, que sólo alcanzó a sacar el balón del fondo de las redes que se tradujo en el 1 por 1.

Afectados por el tanto en contra, los angelopolitanos perdieron la brújula, abriendo espacios en la parte de atrás que los necaxistas aprovecharon, siendo Jesús Isijara, que en labor de relevo, al 79, consiguió inclinar la balanza para los afamados Hidrorrayos, que no perdonaron y así concretaron el 2 por 1 definitivo.

Como en guion de una película de terror, Lobos quedaría con diez por la pronta expulsión de Pedro García, que al ganarse la doble amonestación al 88, sentenció la debacle de su escuadra que no pudo regresar y así dejó ir a los Rayos con el botín completo, que con ello, se afianzan en el liderato de la categoría, mientras que Lobos se queda con sus tres puntos producto de la fecha inaugural.

EDGAR GONZÁLEZ