4 de febrero de 2015 / 12:06 a.m.

Monterrey.- Un tigre de bengala en el aparador, valuado en 200 mil pesos, cautiva a un posible comprador en la tienda de mascotas. Dada su corta edad, el animal parece tierno e inofensivo.

Luego de debatirlo con su pareja por más de media hora, el cliente decide efectuar la compra para llevar al felino a casa.

Sin embargo, como se trata de un animal exótico, se debe realizar un trámite ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para dar aviso a las autoridades, según lo establecido en la Ley General de Vida Silvestre.

En entrevista, el delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en Nuevo León, Víctor Jaime Cabrera Medrano, detalló que el particular deberá acudir a la Semarnat para realizar el procedimiento.

"Para esto deberán presentar una solicitud que debe contener identificación, nombre, domicilio, dónde se encuentra el ejemplar, los datos del ejemplar, nombre común, edad aproximada, la información relativa al lugar donde se alberga, las estadísticas de iluminación, ventilación y espacio para su movilidad.

"También información de alimentación, disponibilidad de agua, sombra, limpieza, rutinas de ejercicio, vacunas, métodos de control de reproducción y calendario de supervisión médica", precisó.

Esto además de firmar una carta de compromiso para asumir la responsabilidad de notificar a la autoridad correspondiente en caso de que el animal fallezca.

Luego que el particular presente la documentación requerida, recibirá una visita por parte de la Profepa para constatar la información proporcionada respecto al sitio donde habitará la mascota.

En caso de que la persona no haya notificado la compra del animal a la Semarnat o no se haya adquirido de manera legal, se le impondría una sanción administrativa que puede ir desde los 3 mil hasta los 50 mil salarios mínimos, junto con el decomiso del ejemplar.

Por su parte, el delegado de la Semarnat en el estado, Guillermo Cueva Sada, dijo que las tiendas de mascotas autorizadas son responsables de que el animal quede en buenas manos.

En caso de que sucediera lo contrario, el establecimiento sería corresponsable al darse a conocer la irregularidad.

"Está totalmente legislado, si cae en manos indebidas se está cometiendo una ilegalidad. La tienda tiene que asegurarse de que la persona tenga las condiciones adecuadas para que se pueda desarrollar el animal", señaló.

No obstante, los requisitos podrían resumirse en dos: un lugar espacioso y cómodo para el animal, y dinero suficiente para mantenerlo.

QUE LOS MUNICIPIOS REGULEN

Víctor Cabrera, delegado de la Profepa, consideró que es necesario legislar sobre el tema de la tenencia de animales exóticos para darle facultad a los municipios de prohibir, regular o inspeccionar a quienes posean estas mascotas.

Mencionó que la Ley General de Vida Silvestre contempla el bienestar del ejemplar en cuestión, pero también es necesario garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Asimismo, opinó que no es recomendable tener como mascota a un animal exótico, y mucho menos en una zona residencial.

"Desde mi punto de vista no es recomendable tenerlos (animales exóticos) a ninguna edad, por supuesto que mucho menos ya grandes. Es importante que la persona tenga conocimientos de cómo se manejan este tipo de especies que son peligrosas; no sería recomendable tenerlos en una zona residencial.

"Hay que señalar que hay un área de oportunidad muy fuerte para que se pudiera legislar a nivel local para darle facultad a los municipios y que puedan prohibir que se tengan este tipo de animales en lugares residenciales, además de las facultades que tiene la Federación; estoy hablando de un tema de seguridad", expresó.

 

FOTO: Archivo

GABRIELA JIMÉNEZ | MILENIO DIGITAL