13 de marzo de 2013 / 03:35 p.m.

Pocas veces el aficionado al automovilismo, y más aún, el que no lo es, entiende la importancia de un juego de neumáticos. Si bien los ingenieros tardan meses en el desarrollo de un chasis de Fórmula Uno, son las gomas el elemento de conexión entre el monoplaza y el asfalto; es decir, si las llantas no son las correctas no será posible conseguir los efectos deseados.

Traducido, una mala selección de un compuesto significa echar a perder la carrera. La compañía italiana Pirelli se puso un objetivo desde que ingresó como proveedor de neumáticos a la Fórmula Uno: generar una diferencia en el resultado. Y así lo ha hecho en los dos últimos años cuando el saber aprovechar el desgaste de las gomas se ha traducido en victorias, en derrotas, en poder sumar puntos o en quedar cerca del podio.

Para 2013 otra vez buscan eso con una nueva gama de neumáticos que ahora, tienen como principal característica una mayor degradación, es decir, menor durabilidad.menor durabilidad.

"Cuando fabricamos la nueva línea para la Fórmula Uno deseábamos darle algo en qué pensar a los equipos de forma deliberada, así fue que creamos compuestos más extremos este año, que significa que los tiempos por vuelta sean más rápidos y eso lo hemos visto durante los entrenamientos de pretemporada", expresó el director deportivo de Pirelli, Paul Hembery, en entrevista para La Afición.

Y es que ese factor, la alta degradación, no ha sentado bien en los pilotos de Fórmula Uno, quienes se quejan de la falta de durabilidad, así como de lo complicado para conseguir el rendimiento óptimo de los mismos.

Ante ello, Hembery es claro "no hay planes para cambiar los compuestos durante el curso de la temporada", todos deberán adaptarse a este nuevo factor.

El director deportivo de la compañía italiana está seguro que la marca volverá a ser protagonista en el nuevo duelo por los títulos de la máxima categoría del automovilismo (constructores y pilotos).

"Este será probablemente el caso y de nuevo seremos un factor en esa definición. Durante los test hemos visto coches y pilotos muy rápidos, pero claro, no puedes obtener una lectura completa con los tiempos de test dado que representan muchas cosas, pero todo indica que esta campaña será más cerrada respecto a otros campeonatos. Esto no solo será por los neumáticos, es también debido a la gran estabilidad en las reglas comparado con el año anterior".

DEGRADACIÓN, LA CLAVE

Cuando McLaren contrató a Sergio Pérez sin duda uno de los puntos a favor del piloto mexicano fue su capacidad para conservar los neumáticos Pirelli más que sus rivales.

Si Jenson Button o Sebastian Vettel llegaban a necesitar tres paradas de pits, él únicamente requería una para concluir la carrera. Ese era el as bajo la manga del tapatío. Sin embargo, durante las pruebas de la temporada 2013 dejó en claro que con los nuevos compuestos eso ya no será posible.

Algunos pilotos han expresado su molestia por la baja durabilidad de los neumáticos, pero Hembery cree que algunos han caído en exceso de críticas, como el hecho de llegar a sugerir que podrían darse hasta cinco paradas de pits.

"Eso no pasará. Es simple, si se detienen ese número de veces ellos no tendrán suficientes neumáticos para concluir la carrera, ya que solo hay seis juegos para la calificación y cada gran premio. Lo que ha pasado es que las condiciones de la pista y las climáticas fueron únicas en la pretemporada y eso generó que los niveles de degradación fueran inusuales a los parámetros establecidos. Es importante ver todo en el contexto correcto".

De hecho, mantiene la confianza en que a partir de este fin de semana, en Australia, todo volverá a la normalidad.

"Cuando probamos el compuesto duro en Alemania el año pasado, no experimentamos los mismos niveles de degradación. Creo que cuando estemos en la primera carrera del año estarán trabajando en su rango normal. Conforme avance la temporada, los equipos entenderán más el correcto funcionamiento".

Incluso, destacó que en las dos temporadas anteriores ha sido igual, y al final, existen quienes los atacan por no arriesgarse.

"En las últimas carreras del año pasado nos llamaron conservadores por los compuestos escogidos. Así es la situación".

URGE SABER EL FUTURO

Cuando la temporada 2013 de la Fórmula Uno baje el telón en noviembre será el final de una era. Con ello se acabarán los motores de ocho cilindros en la máxima categoría y se vendrán cambios en el diseño de los monoplazas, y eso también afectará a los neumáticos que deberán trabajar bajo distintas condiciones a las actuales.

Por eso, a Hembery le es importante saber si renovarán el contrato con F1 para continuar como proveedores, para comenzar a trabajar de inmediato en el diseño de las nuevas gomas.

"Necesitamos que nos confirmen un nuevo contrato lo más pronto posible. Con el coche completamente diferente, tendrá un profundo efecto en los neumáticos. Esto significa empezar desde una hoja en blanco".

Por ahora se concentrará en esta campaña, pero no descarta, que de mantenerse en F1, Pirelli de nueva cuenta será un factor en el 2014.

Luis Ramírez | Laafición.com