EFE
8 de julio de 2014 / 08:14 p.m.

Neymar, destinado a causa de una lesión en una vértebra a perderse el tramo final del Mundial 2014, no faltó a la cita del estadio Mineirao de Belo Horizonte, que contó con el recuerdo masivo de la grada y de sus propios compañeros.

De entrada, el capitán Thiago Silva, que por sanción tampoco jugará ante Alemania en busca del viaje a Maracaná, salió al campo a alentar a sus compañeros durante el calentamiento previo con una guerra que decía "Fuerza Neymar".

En la grada, miles de hinchas posaron con las caretas repartidas en las puertas del estadio. Máscaras con el rostro del astro brasileño, con la intención de que su espíritu flotara en el trascendente duelo.

Numerosos fueron, igualmente, los mensajes de apoyo y pancartas que los seguidores se encargaron de transmitir en un recinto absolutamente teñido de amarillo que desde mucho antes del inicio del choque estaba ya poblado, con cánticos de ánimo, entusiastas, para dar el apoyo necesario a la selección de Luiz Felipe Scolari.