3 de septiembre de 2014 / 04:05 a.m.

Cam Newton y los Panthers de Carolina tendrán que rescribir la historia si quieren repetir como campeones de la división Sur de la Conferencia Nacional este año.

Pero no será fácil.

Ningún equipo ha ganado campeonatos consecutivos de esa división desde que la NFL modificó sus divisiones en 2002. Los Panthers militan en una división en la que abundan oponentes formidables, como Atlanta y Nueva Orleáns, sin mencionar a quarterbacks de enorme talento. Tampa Bay puede ser una sorpresa bajo la guía de su nuevo entrenador, Lovie Smith.

Saints y Falcons han acaparado la atención con sus contrataciones, mientras que los Panthers, limitados por el tope salarial, dejaron ir a su estelar wide receiver Steve Smith, a su tacle izquierdo Jordan Gross, quien se retiró, y perdieron a numerosos agentes libres valiosos.

El linebacker de los Panthers, Thomas Davis, cree que el pasado es una ventaja.

"Muchas personas ya nos pusieron fuera de competencia basados en la historia de la división y eso está bien para nosotros", dijo Davis, quien tiene 10 campañas con los Panthers. "Hacemos lo mejor que podemos cuando nadie apuesta por nosotros. No vamos a alardear, sólo a probar lo que somos".

Carolina tiene a la segunda mejor defensa de la liga, liderada por el linebacker central y Jugador Defensivo del Año, Luke Kuechly. No obstante, aún hay dudas respecto a un ataque que perdió a cuatro linemen y sus cuatro principales receptores.

Los Panthers, no obstante, no son el único equipo con preocupaciones.

Los Saints lo están por una defensa secundaria débil y diezmada por las lesiones. Los Falcons están preocupados por la protección al quarterback Matt Ryan y remplazar a uno de sus objetivos favoritos en zona roja, Tony Gonzalez. Los Bucaneers confían en que un quarterback de 35 años, que ha peregrinado por varios equipos de la NFL como Josh McCown, sea el impulsor de su ataque.

"Creo que la sur es la división más reñida de toda la NFL", dijo el entrenador de los Falcons, Mike Smith.

Smith señala que las tres razones para decir eso son Drew Brees en Nueva Orleáns, Newton en Carolina y Ryan en Atlanta.

"Tenemos una división con tres quarterbacks sobresalientes y esta es una liga donde los quarterbacks pesan", dijo Smith. "Todos ellos han estado en el Juego de Estrellas los pasados tres o cuatro años".

La división Sur de la Conferencia Nacional ha estado marcadamente pareja desde 2002; cada equipo ha ganado tres títulos divisionales.

Aquí algunos aspectos a observar en la división:

NUEVA ORLEÁNS SAINTS - SECUNDARIA SOSPECHOSA: Los Saints gastaron dinero mejorando su defensa secundaria, aunque se desconoce cómo se desempeñarán los refuerzos. Nueva Orleáns contrató al safety Jairus Byrd, tres veces invitado al Juego de Estrellas y al cornerback Champ Bailey, con 12 Juegos de Estrellas en su trayectoria. Byrd fue sometido a cirugía de la espalda al finalizar la campaña pasada mientras que Bailey, de 36 años, se perdió el campamento previo a la temporada por una lesión en la pierna y sigue limitado. Otro cornerback, Patrick Robinson, primera selección del draft universitario en 2012 quien pareció regresar en buena forma de una operación en la rodilla, no ha podido recuperarse de una lesión no especificada en la pierna.

PROPENSOS AL PASE: A los 35 años, Brees provocó la preocupación de los entrenadores rivales al decir que se sentía lo suficientemente bien para jugar otros 10 años. Ha lanzado pases para más de 5.000 yardas de ganancia y no menos de 39 touchdowns en tres campañas al hilo. Espera lograr estadísticas similares con la ayuda del estelar tight end Jimmy Graham, el líder en recepciones de los Saints en la historia, Marques Colston, y el novato, primera selección, Brandin Cooks.

ATLANTA FALCONS - PROTEGIENDO A RYAN: La línea ofensiva era una preocupación antes de que el tacle izquierdo Sam Baker quedara fuera por toda la campaña por una rotura del tendón de su rodilla derecha. Jake Matthews, primera selección del draft, fue cambiado al lado izquierdo de la línea y Lamar Holmes, quien como novato inició 15 partidos en 2013, disputará el puesto de tacle derecho con Gabe Carimi. La línea ya había sido renovada con la llegada de Matthews y el agente libre Jon Asamoah como titulares. Ryan sufrió 44 sacks, la mayor cantidad de la liga, y fue apresurado para lanzar 203 ocasiones, también la mayor de la liga. Los Falcons ocuparon el último lugar en ataque por tierra.

CAROLINA PANTHERS - SE BUSCAN RECEIVERS: Los Panthers perdieron a sus cuatro mejores receivers del año pasado, entre ellos Smith, líder de todos los tiempos de la franquicia en pases recibidos y touchdowns. No tuvieron dinero para mantener a los agentes libres Brandon LaFell, Ted Ginn Jr. y Domenik Hixon. El mejor entrenador de la NFL el año anterior, Ron Rivera, de origen puertorriqueño y mexicano, espera que la primera selección del draft, Kelvin Benjamin, quien se ganó el puesto titular, será el primer receiver de la escuadra y trabaje junto con los veteranos Jerricho Cotchery y Jason Avant.

TAMPA BAY BUCANEERS - EL FACTOR MCCOWN: Los Bucaneers quedaron en el 30mo sitio en puntos anotados y el último en ataque aéreo en 2013. Smith espera que McCown, quien ha sido un remplazo confiable durante toda su carrera en la NFL, sea buena parte de la solución. El jugador de 35 años tuvo su mejor campaña el año pasado al lanzar 13 touchdowns y una intercepción para lograr marca de 3-2 como titular cuando entró a jugar por el lesionado Jay Cutler en Chicago.

El pronóstico para la división, del 1 al 4: Saints; Falcons; Panthers; Buccaneers.

AP