17 de septiembre de 2014 / 07:31 p.m.

El pacto permite que jugadores previamente suspendidos, entre ellos Wes Welker, de los Broncos de Denver, se reincorporen esta semana a sus equipos.

Bajo las nuevas reglas anunciadas el miércoles, los jugadores que den positivo a estimulantes prohibidos durante el periodo entre temporadas ya no serán suspendidos. En vez de ello, serán integrados al programa de uso indebido de sustancias.

Welker, sancionado por consumo de anfetaminas antes de esta campaña; Orlando Scandrick, defensive back de los Cowboys de Dallas; y Stedman Bailey, wide receiver de los Rams de San Luis, habían sido suspendidos por cuatro juegos.

La liga y el sindicato también están cerca de lograr un acuerdo sobre las sanciones de la política de uso de sustancias prohibidas. Eso podría reducir el castigo de una temporada sin jugar del receiver Josh Gordon, de los Browns de Cleveland.

Las pruebas para detectar la hormona del crecimiento originalmente habían sido acordadas en 2011, pero los jugadores se habían resistido a ellas y a los procesos de apelaciones en caso de dar positivo. Bajo el nuevo acuerdo, las apelaciones tras pruebas positivas en el programa de drogas para mejorar el serán atendidas por un panel de arbitraje externo elegido en conjunto por la NFL y el sindicato.

Las pruebas deberían iniciar a finales de este mes.

Las nuevas reglas modifican además la extensión de las suspensiones. Anteriormente, todos los jugadores que violaran por primera vez la política de uso de drogas para mejorar el rendimiento eran suspendidos al menos cuatro partidos.

Ahora, el uso de un diurético o un agente que lo oculte generará una suspensión de dos juegos. El castigo para el uso de esteroides, el uso de estimulantes durante la temporada, el uso de hormona de crecimiento u otras sustancias prohibidas es de cuatro juegos. Y la sanción por hallar evidencia de un intento por manipular una prueba es una suspensión de seis juegos.

Una violación por segunda vez generará una inhabilitación de 10 juegos. Y una violación de las políticas por tercera ocasión causará una suspensión de al menos dos años. Antes, ese castigo era de al menos una campaña.

CORTESÍA: LA AFICIÓN