AP - @MMDEPORTESMX
17 de enero de 2017 / 06:09 p.m.

Los más allegados a Tony Romo en los Cowboys no están listos para discutir el futuro del veterano quarterback, probablemente porque saben cuál será la respuesta.

Luego de 156 partidos y marcas de la franquicia de 34.183 yardas por aire y 248 touchdowns, la carrera de Romo en Dallas parece haber acabado al perder la titularidad que tuvo durante 10 años a manos del sensacional novato Dak Prescott luego de una lesión en la espalda en la pretemporada.

La pregunta es, ¿qué viene ahora?

"Hay varias posibilidades", dijo el dueño y gerente general de los Cowboys Jerry Jones en su programa radial el martes. "No pienses por un segundo si lees algo diferente o escuchas algo sobre donde va a estar Romo que eso tiene alguna credibilidad".

"Solamente hay una persona que puede tomar la decisión, y no se ha tomado una decisión", dijo, refiriéndose a sí mismo.

Romo casi seguramente va a tener al menos alguna influencia en su próximo destino, gracias a sus fuertes relaciones con la familia Jones y el entrenador Jason Garrett. Y la lógica dice que será con contendiente para los playoffs en necesidad de quarterback.

Entretanto, para Garrett es difícil pensar en una nómina de Dallas sin Romo, con quien se le ve a menudo en eventos deportivos entre temporadas. El entrenador no quiso discutir el futuro del jugador de 36 años.

"Ciertamente queremos lo mejor para él, ya sea aquí o en otra parte", dijo Garrett el lunes. "Él ha sido una gran inspiración para mí y todo el que ha tenido la fortuna de estar con él. Así que el futuro es bueno para Tony Romo. Se discutirán muchas cosas en las próximas semanas".

El tight end Jason Witten llegó a la NFL junto con Romo en el 2003 y es su mejor amigo en el equipo. Romo y Witten no se presentaron en los vestidores un día después de la derrota de 34-31 ante Green Bay en los playoffs. Pero inmediatamente después del partido, se le preguntó a Witten si su amigo había jugado su último partido para los Cowboys y él recordó la única vez que Romo habló púbicamente en la campaña, cuando leyó una declaración de cinco minutos en la que concedió el puesto a Prescott y no aceptó preguntas.

"Estoy seguro de que en las próximas semanas vamos a tener tiempo para hablar", dijo Witten. "Pero estoy orgulloso de él y de la forma en que lidió con el asunto. Mirando a su conferencia de prensa y la forma en que tomo el liderato y eliminó la distracción para el equipo. No fue fácil de hacer. Pienso que todos estamos mejor gracias a eso".