JOSÉ MANUEL VILLALVA - FACEBOOK: ELPEPESPORTS
20 de junio de 2017 / 02:08 p.m.

Ryan O'Callaghan, un ex liniero ofensivo de la NFL, dio a conocer en diversos medios de Estados Unidos que es gay y que usó el futbol americano para esconder su sexualidad, además quea había hecho un pacto con él mismo para suicidarse al finalizar su carrera.

O'Callaghan jugó del 2006 al 2011 con los Patriotas de Nueva Inglaterra y Jefes de Kansas City. Ahora, desde el retiro, O'Callaghan contó su historia a SB Nation y outsports.com.

Ryan creció en Redding, California cerca de San Francisco y decidió ocultar desde muy temprana edad su sexualidad debido a comentarios que amigos y familiares hacían acerca de personas homosexuales.

"Si eres un niño gay y escuchas a alguien decir 'maricón', te hace pensar que tú también eres 'maricón'", declaró a Outsports en un evento de orgullo gay en Los Ángeles. 

El plan de O'Callaghan era jugar futbol americano y luego suicidarse. El ex liniero ofensivo media 2.01 metros de altura y pesaba 150 kilos por lo que decía que dicho deporte era perfecto para enmascarar su sexualidad.

La primera vez que jugó futbol americano fue en la preparatoria. Cuando fue becado en la Universidad de California para jugar cuatro años, O'Callaghan pensaba que era otra gran forma para mantener su secreto. Ya con sus compañeros empezó hacer muchas cosas como masticar tabaco. En otra ocasión, una mujer atractiva se le acercó enfrente de sus compañeros y se fue con ella para dar a entender a sus compañeros que era heterosexual. 

Luego, fue elegido por los Patriotas en la quinta ronda del Draft 2006 donde su enfoque principal sería lograr quedarse en el equipo y así poder seguir escondiendo el hecho que era homosexual.

O'Callaghan, hoy de 33 años, fue una fiesta de aniversario de Robert Kraft, dueño de Patriotas, y su esposay le pidió a una ex novia de un ex compañero de Universidad que lo acompañara al evento. Todo para que sus compañeros que vieran que llegó con una mujer.

Finalmente, estuvo del 2009 al 2011 con los Jefes de Kansas City. Una serie de lesiones originaron que se diera cuenta que el desenlace de su carrera estaba por llegar. Pronto empezó a tomar pastillas para el dolor y eso le ayudaba a sentirse mejor, pero se volvió adicto a ellas que hubo un punto en el que gastaba 400 dólares por día en drogas.

No fue sino hasta que O'Callaghan fue a visitar a Susan Wilson, quien asesoraba a jugadores de la NFL y Jefes para evitar el abuso de drogas. La psicóloga fue uniendo las piezas del por qué de sus acciones hasta que le terminó confesando su homosexualidad.

Eso, sin embargo, no terminó sus pensamientos sobre el querer quitarse la vida. "Escribí una carta. Estuve muy cerca (de suicidarme), si no hubiera sido por unos buenos amigos y unos buenos perros me hubiera ido", respondió O'Callaghan a la pregunta de qué tan cerca estuvo de matarse.

Él da las gracias a David Price, preparador físico de Kansas City, quien le recomendó que fuera hablar con Wilson y posteriormente fue hablar con Scott Pioli, quien lo eligió en el Draft con Patriotas y luego lo llevó a Kansas City.

"Regresé a California y le conté a mi familia. A las personas que más preocupaba resultó que estaban bien y eso propició que todo fuera mucho más sencillo", comentó.

"Creo que equipos están listos (para aceptar a un jugador gay). Los jugadores tienen que entender él es gay, y eso no significa que quiero salir contigo. Sólo quiero ser tu compañero de equipo", aseguró.

jmv