AP - @MMDEPORTESMX
27 de julio de 2017 / 10:53 a.m.

Los Jets de Nueva York incorporaron a sus filas el miércoles al wide receiver Lucky Whitehead, dos días después de que los Cowboys lo dieron de baja tras una acusación de robo en una tienda, que resultó ser un caso de suplantación de identidad.

Un hombre utilizó la identidad de Whitehead para robar 40 dólares en alimentos y bebidas de una minitienda de 24 horas en Virginia en junio pasado. Dallas lo dio de baja el lunes después de que surgieron reportes de que Whitehead fue arrestado y posteriormente citado por ausentarse de su audiencia ante la corte.

Los Jets, desesperados por añadirle variantes a la posición de receptor, tomaron al veterano de tres años que también devuelve patadas, y dieron de baja a Devin Street.

Durante las últimas dos temporadas, Whitehead participó en 30 partidos con los Cowboys. Promedió 25,6 yardas en 33 devoluciones de patada y 6,9 yardas en 44 retornos de despeje, además de sumar nueve recepciones.

Cuando se anunciaron los cargos contra Whitehead, su agente Dave Rich, arguyó que su cliente no estaba en Virginia en el momento del supuesto arresto. Posteriormente, la policía dijo que buscaba a una persona que utilizó la identidad de Rodney Darnell Whitehead Jr., el nombre del jugador.

Whitehead podría interponer una denuncia con el sindicato de jugadores respecto a su despido.

El vicepresidente ejecutivo de los Cowboys, Stephen Jones, y el coach Jason Garrett, dijeron el miércoles que el despido de Whitehead fue debido a una acumulación de hechos. Sin embargo, Garrett reconoció el lunes que la decisión se tomó después de que el equipo recabó información adicional.

Durante su segunda campaña con los Cowboys, el año pasado, Whitehead no viajó con el equipo para un partido contra los Giants de Nueva York después de ausentarse de la práctica del sábado. También estuvo involucrado en un accidente vial del que Garrett se enteró por medio de la prensa.