AP - @MMDEPORTESMX
11 de septiembre de 2016 / 11:50 p.m.

Víctor Cruz se desmarcó en la zona de anotación y capturó el pase de Eli Manning. Pese al largo tiempo transcurrido desde su partido anterior, todos sabían que haría a continuación el receptor de ascendencia boricua.

Finalmente volvió el baile de salsa a la NFL.

Y el rítmico y característico festejo de Cruz quedó como imagen para el recuerdo tras la victoria conseguida el domingo por los Giants de Nueva York, 20-19 sobre los Cowboys de Dallas.

Pero ni el baile ni su primer touchdown en casi dos años fueron lo más importante para el receptor de 29 años. Cruz se mostró feliz tan sólo por jugar, luego de perderse buena parte de la temporada de 2014 por una escalofriante lesión de rodilla y todo el año pasado por un problema en una pantorrilla.

"Yo podía sentir que todos rezaban por mí, me alentaban y estaban emocionados por verme con el uniforme, listo para el primer partido", comentó Cruz. "Y con un touchdown, no se me ocurre un libreto mejor para todo esto".

La última vez que Cruz había disputado un encuentro de temporada regular, se retorció por el dolor, tras zambullirse en busca de un pase de Manning el 12 de octubre de 2014 en Filadelfia. Fue retirado en camilla, tras sufrir la ruptura de un tendón de la rodilla derecha.

"He pasado por muchas cosas para llegar a este momento", dijo. "Mucha gente no tiene esta oportunidad de volver al sitio que ocupó alguna vez".

Manning lanzó tres pases de touchdown, incluido el que capturó Cruz.

Los Giants (1-0) ganaron en el debut del entrenador Ben McAdoo, el reemplazo de Tom Coughlin, con quien el equipo conquistó dos veces el Super Bowl en 12 años de gestión.

En tanto, Nueva York estropeó el debut de Dak Prescott y Ezekiel Elliott en las filas de Dallas.

Dado que el quarterback Tony Romo se encuentra lesionado de la espalda, Prescott y Elliott formaron la dupla de mariscal y corredor en la inauguración de la campaña. Los Cowboys no jugaban un duelo inaugural con debutantes en esas posiciones desde 1969, cuando alinearon Roger Staubach y Calvin Hill.

El encuentro concluyó cuando Dallas estaba en posición de buscar un complicado gol de campo de 57 yardas. Pero Terrance Williams no abandonó el terreno tras recibir un pase, y el tiempo se agotó.

Dan Bailey convirtió cuatro goles de campo, incluidos dos de más de 50 yardas.