AP
5 de octubre de 2016 / 06:03 p.m.

Tom Brady mantuvo una presencia discreta durante los dos días posteriores a la expiración de su castigo por el escándalo de los balones desinflados. El miércoles, participó en su primera práctica de la campaña con los Patriots, en preparación para enfrentar a los Browns.

Aunque se le prohibió ingresar a cualquier instalación de Nueva Inglaterra mientras purgaba su suspensión, Brady tuvo actividad con su entrenador personal Alex Guerrero y se mantuvo ocupado lanzando pases con el ex receptor de los Patriots, Wes Welker.

Pero no está claro si se encuentra listo para un partido de la temporada regular, o si está algo oxidado de cara a la visita del domingo a Cleveland.

Brady se perdió el primer duelo de la pretemporada, a fin de asistir a un funeral. Antes del segundo encuentro, sufrió una cortada en un pulgar. Protagonizó pocas jugadas con los nuevos integrantes del equipo, como Martellus Bennett y Chris Hogan.

Lo mismo puede decirse de Gronkowski, quien no se uniformó para los partidos de la pretemporada y se ha visto afectado por una lesión de muslo.

"Hemos practicado por un tiempo con Tom, así que saldremos a hacer lo que hemos hecho desde el primer día en que he estado acá", dijo Gronkowski. "Simplemente tenemos que salir y trabajar duro. No veo por qué las cosas vayan a cambiar de pronto. Tuvimos un campamento. Sólo tenemos que concentrarnos y prepararnos para jugar contra los Browns y para hacer lo necesario como ofensiva".

Danny Amendola dijo que la primera conexión exitosa que Brady tuvo con él desde su retorno consistió en darle un gran abrazo. En cuanto al partido del domingo, espera que muchas situaciones se resuelvan por sí solas.

"Sé que él ha trabajado duro donde ha estado. Eso no es un secreto para mí, es lo que él hace todos los días", señaló Amendola. "Estoy seguro de que todo le funciona a él de una manera natural".