tomás lópez
26 de marzo de 2017 / 08:34 a.m.

Aficionados al futbol americano vivieron una tarde singular con la presencia de Cam Newton en el Estadio Gaspar Mass.

El quarterback de las Panteras de Carolina convivió con los asistentes, lanzó pases, repartió autógrafos, se tomó la selfie, realizó un pase de baile y organizó actividades físicas en el campo de los Auténticos Tigres.

Incluso, el defensivo de los Vaqueros de Dallas, David Irving, compitió en una prueba de 45 yardas junto a jóvenes regios.

Entrevistado por el coach Edmundo Reyes, el ganador del trofeo Heisman en el 2010 recomendó a los jóvenes enfocarse en la escuela y divertirse en la práctica del deporte.

“Lo primero es dedicarse a ser buenos estudiantes porque la escuela es lo que los sacará adelante y si juegan futbol lo importante es que se diviertan lo más que puedan”, indicó el mariscal de campo.

Al llegar al terreno de juego, Jugador Más Valioso de la NFL en el 2015 se dedicó a repartir firmas durante algunos minutos en el perímetro de la cancha.

Luego comenzó a calentar el brazo y tiró algunos pases dirigidos sobre todo a fans que portaban el jersey de las Panteras de Carolina.

Todos los envíos encontraron las manos del posible receptor, incluyendo damas, pero sólo algunos menores pudieron capturar el envío.

Newton aplaudía cada pase completo y lamentaba cuando el envío no terminaba con éxito.

Tras el ejercicio, Newton lanzó el balón a un sector de la tribuna donde estaban siete integrantes de la llamada Panther Nation NL.

Luego el quarterback campeón de la Conferencia Nacional hace dos campañas organizó carreras de 45 yardas entre diferentes grupos de asistentes.

En el primer grupo para menores de 10 años, el ganador fue Pablo Rangel, quien juega como corredor en el Club Potros.

En el grupo de chamacas, la ganadora fue Mayela Garza, que juega futbol americano con el equipo Troyanas.

Cam arengaba a la tribuna para que gritaran y apoyaran cada “heat” de velocidad. El premio para los ganadores fue la firma y la foto con el quarterback.

Newton tuvo detalles como el acercarse a la malla del otro lado del campo para tomarse la selfie con un grupo de cuatro aficionados que lo solicitaron.

Al retirarse del campo tras más de una hora, se dio tiempo para repartir firmas con aficionados que estaban en la tribuna, incluso se tomó un par de fotos ya en el túnel de acceso a los vestidores.

En las actividades apoyaron un grupo de jugadores de los Auténticos Tigres, sobre todo para mantener el orden entre los asistentes.
David Irving se quedó tiempo extra para repartir cientos de autógrafos a fanáticos que formaron una fila antes de retirarse.

La interacción de los jugadores estelares de la NFL continúa este domingo a las 18:00 horas en el Gaspar Mass con actividades que contemplan un concurso de baile.