AP - @MMDEPORTESMX
20 de septiembre de 2016 / 10:30 a.m.

El novato Carson Wentz brindó otra actuación destacada, al lanzar para 190 yardas y un touchdown, en el encuentro que los Eagles de Filadelfia ganaron el lunes 29-14 a los Bears de Chicago.

Wentz mostró una serenidad inusitada, tal como lo hizo una semana atrás en su debut ante Cleveland. El quarterback, segunda selección general del draft, completó 21 de 34 envíos sin intercepciones, pese a recibir varios golpes duros.

Curiosamente, ese draft se realizó en Chicago.

"Durante la semana, me di cuenta de que iba a volver a la ciudad donde mi vida cambió", dijo Wentz. "Fue bueno volver acá y sobre todo salir con la victoria".

Ryan Matthews corrió para dos anotaciones y los Eagles (2-0) anotaron un par de veces en el tercer cuarto para ampliar una diferencia que hasta entonces era de tan sólo dos puntos.

Y mientras Filadelfia se despegaba en el marcador, el quarterback de Chicago, Jay Cutler, se marchó a los vestuarios, por una lesión en una mano, y no volvió al partido.

Los Bears (0-2) perdieron a varios jugadores y terminaron derrotados, igual que una semana atrás, en su visita a Houston.

No es el comienzo de campaña que vislumbraban en el segundo año del entrenador John Fox, luego de terminar últimos en la División Norte de la Conferencia Nacional. Pero Chicago siguió sufriendo en casa, donde tuvo una foja de 1-7 hace un año.

Cutler, quien completó 12 de 17 pases para 157 yardas, se fue a los vestuarios luego que Nigel Bradham le interceptó un pase en el cierre del tercer periodo.

Fue posible ver que un kinesiólogo revisaba la mano del quarterback junto al terreno, después de que Destiny Vaeao capturó a Cutler. Pero eso ocurrió varios minutos antes del envío interceptado.

Al parecer, el problema se fue agravando.