22 de abril de 2014 / 08:21 p.m.

Y es que para el Enano es un golpe muy duro para Tigres quedarse sin llegar a la fiesta grande y aunque le dieron una satisfacción a su afición siendo campeones de Copa, en estos momentos el plantel se siente en deuda con los incomparables."Sentimos una decepción propia por no cumplir un objetivo concreto que siempre hemos mencionado, el equipo tiene las características y el potencial para otro final y no este."Sentimos una deuda grande por no haber cumplido, la decepción de no haber entrado a la liguilla supera la alegría de haber ganado la copa, es lo que cala más en este momento, hemos tenido la alegría de la copa pero pesa más quedar eliminados", aseguró.CREE EN SUS COMPAÑEROSAunque hayan quedado eliminados incluso antes de que termine el clausura 2014, Damián Álvarez dice que cree en el plantel, sus compañeros y la calidad de cada uno de ellos para sacar adelante el próximo torneo a los Tigres.Sin embargo el Enano es consciente que la directiva analizará junto al cuerpo técnico que se necesita cambiar para mejorar de forma sustancial en el próximo apertura 2014."No es fácil jugar en Tigres y así igual pienso que todos (los compañeros) están capacitados para usar esta camiseta, realmente creo en el equipo, en mis compañeros, me parece que se ha logrado distinto a otros procesos el cambio numérico a jugadores a gran escala."Si el cuerpo técnico requiere ciertas modificaciones las habrá, creo el plantel es suficiente como para no haber quedado en el camino. Para mí el potencial era para otra cosa, es muy difícil estar de este lado y decir que cosas le faltan al equipo, tenemos a un excelente entrenador para saber que le falta al equipo", dijo.Damián Álvarez opinó que al no calificar cayeron en la mediocridad de los equipos que no estarán en la liguilla aceptando la máxima responsabilidad en los jugadores."La responsabilidad recae cuando pasan estas cosas en todos nosotros, somos un sesenta, setenta por ciento de lo que se hace mal, después la directiva entrenador estamos todos amargados o felices cuando nos va bien."Hay una desazón general, se ponen objetivos altos y si no se cumplen caímos en la mediocridad de los equipos que no calificaron", aseguró.

DIEGO MEDINA | FOTO: CORTESÍA CLUB TIGRES