22 de junio de 2013 / 07:48 p.m.

 Filadelfia  • Una niña de 10 años oriunda de Pensilvania y que fue sometida a un doble trasplante de pulmón tras un debate nacional sobre el proceso de obtención de órganos donados salió de un coma inducido y se comunica con movimientos de cabeza, indicó el sábado una vocera de la familia de la menor.

Tracy Simon dijo que Sarah Murnaghan se encontraba despierta el viernes y respondió a preguntas sencillas, moviendo la cabeza en señal afirmativa o negativa. Dos días antes, fue trasladada de un pulmotor de alto rendimiento a uno tradicional.

Sarah, de Newtown Square, sufre de fibrosis cística aguda. Sus padres habían presentado unademanda judicial por las reglas a nivel nacional sobre trasplantes que hacen esperar a los niños después de los adolescentes y adultos en la lista para recibir pulmones de adulto.

Fue operada durante seis horas después de que el juez federal Michael Baylson intervino y le dio a la niña una oportunidad de figurar en la lista de espera de órganos donados por adultos, no sólo de donantes infantiles.

Simon dijo que la familia de Sarah es optimista con los últimos avances, pero Sarah se siente frustrada porque no puede hablar aún.

— AP