1 de octubre de 2013 / 05:45 p.m.

Un niño de dos años sobrevivió milagrosamente y es que hasta hoy, después de realizarle unas radiografías y resonancias, se descubrió que el niño tenía en su interior a un feto que no se había desarrollado por completo, ósea su gemelo.

 

El feto que sacaron del cuerpo de Feng medía 20 centímetros y tenía la columna vertebral y las extremidades completamente formadas.

EL Doctor Jonathan Fanaroff, del Hospital de Niños de Cleveland, ha explicado en declaraciones al diario Daily Mail, que algunos gemelos unidos pueden sobrevivir «como parásitos», pero no cuando un gemelo absorbe el otro.

 Redacción