15 de noviembre de 2013 / 12:25 a.m.

Pocas veces se da un caso así, una mujer húngara sufrió una hemorragia cerebral 15 semanas antes del parto, sin embargo, los médicos al ver que su bebé aún se movía y se desarrollaba normalmente, decidieron hacer todo lo posible para que el pequeño sobreviviera.

La identidad de la madre, una mujer húngara de 31 años, se está manteniendo en secreto por deseo de la familia según publican los medios anglosajones.

La trasladaron al hospital la pasada primavera víctima de una hemorragia cerebral, y las ecografías revelaron que el feto vivía y se movía en el interior de su cuerpo. «En los primeros dos días luchamos por recuperar la vida de la madre, pero comprobamos que sus funciones cerebrales vitales se habían detenido», explicó el doctor Bela Fuseldi, al cargo de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital. Pero al día siguiente comprobaron que el feto seguía con vida en el útero, continúa. El bebé nació a través de cesárea en el mes de julio y pesó 1,400 kilos. «El pequeño se encuentra en buen estado de salud y se desarrolla con normalidad», explicó el responsable de la Unidad de Cuidados Intensivos.

  Por si esto fuera poco, la madre se mantuvo con vida durante dos días adicionales después del nacimiento, para así poder utilizar sus órganos y donarlos a cuatro personas.

Agencias