12 de junio de 2014 / 07:07 p.m.

 

El niño que usó un sistema revolucionario para poder dar la patada de inicio para el Mundial de Brasil 2014, pasó casi por desapercibido, ya que fue muy poco el tiempo que se le pudo dar para dar la demostración del pateo de balón.

REDACCIÓN