5 de noviembre de 2013 / 02:33 a.m.

Texas.- Emily Worthen y Mariam Aguilar tienen procedencias distintas pero comparten algo digno de notarse: Ambas estudian en programas bilingües del Distrito Escolar Independiente de Alamo Heights y podrían llegar a ser campeonas del primer concurso regional de deletreo en español que se realiza en esta zona céntrica de San Antonio.

Emily, de 11 años, proviene de una familia que habla inglés. Estudia en una escuela primaria y nació en Alamo Heights.

Mariam, de 13 años, proviene de una familia mexicana que asiste a una escuela de nivel intermedio. Sus padres se mudaron a San Antonio huyendo de la violencia y la corrupción que estrangularon sus pequeños negocios en México, entre ellos una tortillería.

El diario San Antonio Express-News (http://bit.ly/1cHak5d ) publicó un artículo que indica que los padres y maestros de las niñas creen que es importante ser bilingüe. Para Emily, se trata de aprender español y para Mariam, se trata de aprender inglés mientras mejora su habilidad para desenvolverse en español.

Ellas y otros dos estudiantes representarán al distrito de Alamo Heights en el primer concurso de deletreo en español de la Región 20 del Centro del Servicio de Educación, que se realiza este sábado. Fue organizado por la agencia estatal de educación, con sede en San Antonio

"Saber dos idiomas les dará una gran ventaja a medida que crezcan", destacó la madre de Emily, Carrie Worthen. "Les abrirá aún más puertas más tarde en la vida".

Emily y Mariam, como muchos de los estudiantes que participarán en el concurso de deletreo, son resultado de innovadores programas bilingües y de inmersión en español que están adoptando tanto los distritos escolares de Texas como sus comunidades.

Algunos incluso han tenido que recurrir a un sistema de lotería para hacer frente a la alta demanda.

Los directivos de Alamo Heights comentaron que el programa de inmersión en español ha generado tal interés que hay una lista de espera desde que comenzó hace dos décadas. El distrito expandió recientemente su programa de doble idioma.

En San Antonio, una ciudad de herencia hispana, la filial de la cadena de Univision ha organizado un concurso de deletreo en español para los estudiantes de secundaria desde hace casi 20 años, pero el evento de esta semana concentra la mayor participación que se haya tenido nunca en la región de 17 condados y será la primera oportunidad en la que los escolares de nivel primario e intermedio compitan más allá de sus propias escuelas y distritos.

Los concursos de deletreo en inglés son trasmitidos por la cadena ESPN a nivel nacional y viene a ser casi un culto. Sin embargo, la expansión y el entusiasmo por los concursos en español ahora se extienden más allá de San Antonio. Nuevo México y Oregón realizan concursos estatales y el próximo evento regional podría ser la piedra angular para una posible competencia a nivel estatal en Texas, dijeron las autoridades.

Ambas niñas tienen diversos métodos para prepararse para el concurso, productos de sus propias circunstancias personales.

Emily, que cursa el quinto año, practica para el concurso mayormente en la escuela o sin ayuda en su propia casa, pues sus padres no hablan español.

El programa de inmersión en español de Alamo Heights comienza en el primer año y se dicta por completo en español hasta medio año del segundo grado, cuando se introduce el inglés y se incrementa gradualmente en los grados restantes.

Por su parte, Mariam —quien cursa el octavo grado— por lo general estudia una hora diaria en su casa con decenas de palabras en 13 páginas, sentada en el sofá o en la mesa del comedor mientras uno de sus padres dice la palabra y ocasionalmente le da una pista o la usa en una oración. Su padre, Geraldo Aguilar, trabaja por la noche y su madre, Aracely, trabaja de día.

El español se deletrea fonéticamente y por lo general es más fácil de adivinar que el inglés. Una tarde reciente, Mariam repasó varias palabras hasta que llegó a "pantalón", pero Mariam se equivocó al acentuar la palabra y puso el énfasis en la "a'' en vez de la "o'': un terreno minado del léxico que no se ve en los concursos de inglés.

Sin embargo, Mariam se recuperó al deletrear una palabra mucho más difícil, irónicamente, la que ella odia más: "otorrinolaringólogo".

Los padres de Mariam sólo hablan español y la niña trata de mejorar su manejo de inglés durante sus horas de estudio en la escuela intermedia de Alamo Heights como estudiante en programas bilingües. Por coincidencia, los padres de Mariam trabajan en la escuela a la que asiste Emily, la escuela primaria Woodridge: él como conserje y ella en la cafetería.

La familia Aguilar llegó aquí desde el estado de Guanajuato hace dos años. Los otros hijos de la pareja son mayores de 20 años y se quedaron en México: uno es maestro. Sin embargo, la situación en su país empeoró tanto que llegaron a temer que no iban a poder brindarle una buena educación a Mariam.

David Briseno, director ejecutivo de la Asociación para la Educación Bilingüe de Nuevo México, ha guiado varios concursos en todo el país y también participa en el evento regional que se realiza el sábado aquí. Dijo que se ha demostrado que los programas de doble idioma ayudan a cerrar más rápido las brechas de rendimiento entre quienes tratan de aprender y dominar el inglés.

AP