15 de abril de 2013 / 02:28 p.m.

Cada vez más los menores y jovencitos amanecen o madrugan pegados a los videojuegos.

Y es que a nivel nacional, cuya estadística aplica por igual a los regiomontanos, los menoresdesde los 12 años y los que ya no lo son tanto, quedan hipnotizados  hasta por casi lo que corresponde a una jornada de trabajo, jugando al Play Station o en el Nintendo.

Catorce por ciento de jugadores oscila entre los 12 a 15 años; 25 por ciento, entre 16 y 19 años; y otro tanto, de 20 a 24 años; y por último, 19 por ciento, entre 25 y 29 años, según la Asociación Mexicana de Desarrolladores de Videojuegos, en su recién estrenado Capítulo Monterrey.

Según Germán Vázquez, presidente de la agrupación, y el analista Guillermo García, 13 por ciento de los consumidores está ante un videojuego a diario; 30 por ciento, de cinco a seis veces por semana; y 34 por ciento juega de tres a cuatro veces por semana.

Y aunque no existen datos duros en Nuevo León, los jugadores se la pasan en el Play o Nintendo de tres a siete horas diarias.

"“Monterrey es la ciudad principal donde más se compra videojuegos, donde más se compra como (el juego) FIFA, donde hay muchos torneos, donde más se consume, y están jugando diario tres horas y el fin de semana pueden jugar más”", explica García.

"“En el consumo de videojuegos, el rango está entre los 18 y los 35 años y es la gente, que como nosotros, que crecimos con el Nintendo y el juego abarca tres o cuatro veces a la semana y se juega en promedio de cuatro a siete horas por día"”, añade el presidente de la agrupación.

Actualmente esta industria, consume unos mil 200 millones de dólares por año, lo que coloca al país como el segundo consumidor a nivel Latinoamérica, sólo después de Brasil.

Marta Sylvia del Río, profesora asociada del Departamento de Ciencias Computacionales de la UDEM, explica que mucho depende del tipo de videojuegos para que los jóvenes pasen tanto tiempo en ellos.

"“Un estudiante que esté 18 horas frente a un videojuego, que juegue en redes a ver quién gana y que se reúnen y arman un concurso de quiénes son los mejores jugadores, esas partidas duran muchísimo tiempo y pueden durar hasta días.

"“No es nada más lo que pasan jugando sino lo que se pierden de hacer de otras cosas; una queja que se tiene comúnmente en las universidades es que los muchachos ya no leen, saben mucho de su carrera, pero no tienen la cultura general que se tenía hace 20 años; no se relacionan más que con medios electrónicos que por medios presenciales, le pega mucho en las habilidades sociales”", señala.

La maestra de la UDEM señala que en la computadora, laptop o Ipad pueden hacer muchas cosas y no sólo estar jugando o perdiendo el tiempo en las redes.

"“En la computadora puedes estar jugando, puedes estar trabajando, investigando o programando, más bien que tengan un balance entre cuántas horas le dedicas a la lectura de literatura, a algo técnico y cuántas horas para relacionarte"”, indica.

Gráfico Animado: Videojuegos - Su impacto en niños y adolescentes

— EDUARDO MENDIETA SÁNCHEZ