6 de julio de 2013 / 03:48 p.m.

México • Aurelio Asiain se confiesa cercano a las redes sociales e incluso es de los autores más activos dentro de Twitter, como en algún momento lo fue en Facebook, sobre todo cuando esta red social contaba con un formato atractivo para el escritor. Pero, ante sus cambios decidió mudarse a Twitter hace cinco años, un momento muy interesante porque no había periodistas, escritores o politólogos: "Era muy reducido el universo, casi todos muy jóvenes, que platicaban y escribían con cierta conciencia formal, en algunos casos con intención literaria; algunos hacía muy buenos chistes”, cuenta Asiain.

“Desde que entré empecé a cobrar mucha conciencia del tipo de medio que era y a reflexionar sobre eso, y me quedaron claras varias cosas: la primera de ellas, que hay un prejuicio absolutamente infundado en creer que lo que define a Twitter es lo efímero: una cosa lo es si no la recoges, pero si lo haces deja de serlo. Entonces no es algo propio del medio", agrega.

Se dio a la tarea de recoger sus textos de menos de 140 caracteres, los que reúne en el libro La fronda (Posdata Editores/Editorial Buró Blanco, 2013), integrado por microficciones, poemas en verso y prosa, aforismos, palíndromos y hasta pies de foto.

"Mucha gente piensa que otra naturaleza del medio es la distracción, y yo creo que uno lee tan atentamente como puede o lo que uno debe leer con atención. Creo que esa atención puesta en la lectura es lo que define en último término lo literario o poético de un texto: si uno lee con intención literaria, uno lee literatura", asegura el escritor, quien desde hace más de una década vive en Japón.

Asiain reconoció que su entrada a Twitter la hizo con una mirada literaria, lo que le ayudó a descubrir “gente muy interesante, gente a la que releo.

"Muchos de los textos, casi todos, responden a impulsos de la lectura de textos surgidos del mismo medio: tú hace la lectura de algo y dices: ‘Eso no es cierto’ o ‘podría ser mejor dicho’. Hay otra característica: cuando escribes ahí, sabes que te está leyendo mucha gente; no sé cuánta, porque tengo 25 mil seguidores, pero a veces están conectados 10, a veces tres mil", explica.

El escritor recuerda, en entrevista con MILENIO, un convencimiento de Jorge Luis Borges: en realidad el número de metáforas que existen son muy reducidas y a lo largo de los milenios lo único que han hecho los poetas es darles una entonación distinta.

"A mí me parece que las redes sociales son mecanismos formidables para incrementar el número de lectores; no mejoran la calidad de la lectura, más que en ciertos lectores. Se lee cada vez peor, porque se lee cada vez más. No creo que las redes sociales tengan un efecto pernicioso", concluye el poeta.

JESÚS ALEJO SANTIAGO