14 de septiembre de 2014 / 10:58 p.m.

Sin recriminar ni con ganas de encontrar culpables pero señalando su punto de vista, el guardameta Juan de Dios Ibarra siente que no se debió jugar ningún minuto del partido del sábado entre Rayados y Chivas.Ibarra se dio cuenta que el terreno de juego no estaba para jugar futbol desde el calentamiento y lamentó que se tuviera que llegar hasta la lesión de Hiram Mier para que se suspendiera el duelo.“Desde un principio se veía que la cancha no estaba para jugar, desde el calentamiento la pelota no botaba, estaba muy encharcada, lamentablemente pasó lo de Mier pero no es momento de buscar culpables.“Se tomó la decisión creo no fue lo acertada, se de que hay intereses de por medio pero primero está la integridad del jugador antes que cualquier cosas y hay que tomar cartas en el asunto”, señaló.Rayados entrenó el domingo en las instalaciones del Barrial y hoy lunes se anunciará la gravedad de la lesión sufrida por Hiram Mier después de hacerle los estudios pertinentes.

Diego Armando Medina