22 de junio de 2014 / 06:42 p.m.

Vicente del Bosque, seleccionador español, recordó hoy que su equipo no ha "cambiado mucho" y es el "mismo de antes, siendo campeones del mundo o el primer conjunto" eliminado en Brasil 2014, al tiempo que destacó que "la convivencia ha sido perfecta, con un comportamiento fantástico".

En conferencia de prensa en el Arena de Baixada de Curitiba, el lugar donde mañana España terminará su participación en el Mundial de 2014 con un encuentro sin nada en juego ante Australia, el técnico insistió en que la eliminación ha sido por motivos futbolísticos y anunció que dará minutos a los que no han jugado.

"No hemos cambiado mucho, somos los mismos de antes, siendo campeones del mundo y siendo el primer equipo que ha sufrido una decepción. Somos los mismos", declaró Del Bosque, que, de nuevo preguntado por su futuro, afirmó que lo hablará "cuando corresponda" porque el "más inmediato" es el partido de mañana, "nada más".

"Nos ha quedado un poco de sinsabor de no poder cumplir con nuestras expectativas. En toda la convivencia que hemos tenido, aunque se haya querido sacar algo de que no haya sido del todo perfecta, ha habido un comportamiento fantástico de los jugadores. Cuando se ve a la gente es en la derrota. En las victorias somos todos amigos. Y en la derrota el comportamiento ha sido muy bueno. Esperamos que mañana podamos ratificarlo jugando un buen partido".

También recordó que, en su época de jugador, "a medida" que tomó la decisión de "querer ser entrenador, influenciado por algunos entrenadores que tuvo", se fue "poniendo cada día más en el papel de entrenador", al tiempo que desveló que a los jugadores les dice siempre: "Cuando seáis entrenadores os daréis cuenta de lo jorobado que es tomar decisiones".

"Para eso estamos. Todas las decisiones que he tomado han sido por el bien del equipo", repasó el técnico, que insistió en que la eliminación se ha debido a "un conjunto de cosas".

"Cuando hablamos de eso en un equipo es el contenido físico, táctico y técnico. No hemos estado al nivel y hemos sido inferiores a los dos rivales", dijo.

Y remarcó que ha sido una "sorpresa para todos" el haber caído en la primera fase de la competición, por el "entusiasmo" que tenía el equipo, "por la buena organización y el buen estado físico" que veía en los entrenamientos, "además de que son jugadores con mucha calidad en lo técnico". "Pero nos hemos llevado una sorpresa", dijo.

Mañana se enfrenta a Australia en un duelo intranscendente: "Es un partido del Mundial, sabemos que no tiene validez para la clasificación, pero que tenemos que dar toda la importancia y transmitirle toda la importancia de un partido internacional. Buscaremos que todos los que han venido aquí participen en el Mundial. No creo que debiliten nuestra opción y comportamiento. Será un equipo fuerte con aquellos que juguemos. El único que no puede jugar es De Gea. El resto intentaremos que jueguen todos", explicó.

"Nosotros respetamos mucho esta competición. Los que hemos fallado hemos sido nosotros, pero en general el comportamiento de todo el Mundial es muy bueno en cuanto a organización, fútbol, ha habido muy buenos partidos y como todos los Mundiales va a ser un excelente Mundial. Aquel que gane lo hará con todos los merecimientos, aunque nosotros hemos sido los primeros en la decepción, poco a poco van a ir cayendo todos, o casi todos, porque sólo gana uno", añadió.

También advirtió del crecimiento de Australia: "Teníamos información de ella antes de venir aquí, pero nos ha confirmado todas las expectativas. Estos dos partidos que han jugado con Holanda y Chile han tenido un comportamiento fantástico, con energía, bien dotados técnicamente, rápidos adelante..."

"Tiene una baja importante, la de Cahill, y un equipo bien organizado, con un buen orden táctico y han sido un buen equipo. Se tienen que sentir orgullosos del comportamiento que han tenido durante todo el campeonato", continuó.

AGENCIAS