5 de marzo de 2014 / 01:39 a.m.

Luis Suárez, la máxima estrella del fútbol uruguayo, afirmó el martes que no se arrepiente por detener con las manos un gol seguro de Ghana en el duelo entre ambas selecciones por los cuartos de final de la Copa del Mundo de 2010.

Con pocos segundos en la prórroga, y el marcador 1-1, el goleador del Liverpool fue expulsado por atajar con las manos un remate a bocajarro de un futbolista ghanés. Asamoah Gyan falló el penal, y Uruguay triunfó en una tanda de penales para avanzar a las semifinales.

"Yo me quedo con la sensación de haber ayudado a mi equipo. Evité un gol. Y creo que peor es evitar un gol y lesionar a un rival, lesionar grave, y que te expulsen por eso. Al evitar un gol con la mano creo que no hice maldad ninguna, solamente evitar un gol", expresó Suárez en un video difundido por la Asociación Uruguaya de Fútbol desde Klagenfurt, donde la selección celeste enfrenta el miércoles a Austria en un amistoso.

"El árbitro hizo lo correcto, me expulsó, y (Ghana) tuvo un penal. Pero el que pateó el penal fue un jugador de Ghana, no fui yo", agregó el máximo artillero de la liga Premier.

Suárez fue criticado por algunos sectores por detener el tiro con la mano y su posterior festejo en la entrada del túnel del estadio.

"Después vino toda la alegría de que Uruguay ganó por penales. Por eso tampoco es algo que me sienta mal, y tampoco es algo extraño", agregó Suárez. "El árbitro hizo lo que tenía que hacer. Yo evité un gol y no le pegué a ningún rival ni tampoco lastimé a nadie".

AP