20 de abril de 2014 / 11:12 p.m.

El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes), que firmó en el Gran Premio de China su tercera victoria consecutiva de la temporada tras sólo cuatro carreras, aseguró que se lo debe en gran parte a la supremacía técnica que tienen los coches de su escudería este año.

"De verdad que no podría hacer esto sin todo el duro trabajo del equipo, es increíble. Para ser sincero, es que simplemente no me puedo creer lo increíble que es el coche, y lo duro que han trabajado todos", afirmó.

"Los resultados que estamos consiguiendo (junto con su compañero alemán Nico Rosberg, que lidera el mundial tras una victoria y tres segundos puestos, obtenidos tres dobletes consecutivos encabezados por Hamilton) no son más que la demostración de la verdad verdadera de todo ese duro trabajo", agradeció.

"Hicimos muchos cambios el viernes por la noche, y obviamente (el circuito el sábado) estuvo mojado para la clasificación. No sabía cómo iba a ser hoy", aseguró.

"No adivinamos, dimos aquellos pasos anticipando lo de hoy, y funcionó a la perfección. De verdad que no podría haber pedido nada más", comentó.

Después de tres victorias consecutivas el británico dijo sentirse "increíble", pero insistió: "Tengo que gritar un gran 'gracias', muchas gracias al equipo, lo primero por acogerme en el equipo el año pasado, y por toro del trabajo tan duro y por estar continuamente empujando hacia adelante".

"Espero que los compañeros en la fábrica lo estén disfrutando y tengan una gran semana, estoy tan, tan contento", añadió.

"De verdad que la disfruté, sobre todo en las últimas vueltas, tratando de mantener la temperatura de los neumáticos y empujando un poquito más", recordó.

Con todo, tuvo un segundo de duda en la vuelta 56, cuando al cruzar por antepenúltima vez la línea, por un malentendido, vio agitar la bandera de cuadros una vuelta antes del final de la carrera.

"¡Fue muy raro!", explicó, "yo pensé, '¿estoy teniendo alucinaciones'? Miré arriba, estaba cruzando la línea para dar otra vuelta, y de pronto miré por un segundo y vi la bandera, me levanté por un segundo y vi que no había nadie (de su equipo) en el muro, así que simplemente seguí corriendo", relató.

"Perdí un segundo o algo así. Pregunté al equipo, y dijeron que no, así que simplemente seguí. Fue muy raro, menos mal que di otra vuelta".

AGENCIAS