REDACCIÓN
22 de julio de 2014 / 12:57 p.m.

Joachim Löw se convirtió el 13 de julio en el cuarto entrenador en darle a Alemania el gozo de un campeonato del mundo, y ayer en su pueblo natal, Schönau, fue nombrado orgullosamente como hijo pródigo.

Y es que Löw se unió hace dos semanas al selecto grupo de estrategas alemanes en levantar una Copa del Mundo. Antes Sepp Herberger, Helmut Schöen y Franz Beckenbauer lo habían hecho.

El nombramiento como ciudadano ilustre fue confirmado por la Asociación de Administración de la comunidad a través de la Federación Alemana de Futbol.

Schönau es un municipio con 2 mil 300 habitantes, cerca de la ciudad de Feldberg, donde Löw no sólo nació y se crió, sino que también ha aprendido a jugar al fútbol. Los partidos en casa del FC Schönau, que por cierto ha renombrado su estadio, que antes se llamaba Fuego y ahora es el Jogi Löw-Stadium.