Rubén Guerrero Atilano
27 de diciembre de 2014 / 01:21 a.m.

 

Ilusión y armonía son las sensaciones que reinan con Pumas de cara al inicio de un nuevo torneo. Para el Clausura 2015, Universidad incorporó a cuatro jugadores, uno por línea (portería, defensa, mediocampo y ataque). Guillermo Vázquez, el estratega auriazul, sabe que la irregularidad del equipo no le estará permitida este semestre, pero confía en sus recientes incorporaciones, para realizar un buen papel en el semestre y hacer olvidar lo vivido el certamen anterior. Por lo pronto, ayer, ya presentaron a sus refuerzos.

La directiva azul y oro anunció a principios de diciembre al paraguayo Silvio Torales como la primera incorporación del club para el inicios del 2015. Proveniente del Nacional de su país, el contención le aportará frescura al mediocampo puma; entre sus cualidades destacan la écnica individual, la visión para construir jugadas desde su posición y el compromiso defensivo para recuperar el esférico. Quiere ser un referente en el equipo.

"Sé el nivel de exigencia que se necesita para jugar en un equipo como Pumas, y también sé lo que es salir campeón; pienso que me va a ir muy bien aquí, tengo fe en Dios y espero que mi desempeño demuestre mi compromiso con este club. Estando en este equipo, no solo se ganan los clásicos, se ganan todos los partidos. Uno como refuerzo, viene a entregarse al máximo en México", puntualizó Silvio en conferencia.

Ante la baja de Marco Palacios, ex zaguero central de Universidad, consolidado por once años en las filas del club, la dirigencia se dio a la tarea de encontrar un defensor que complementara las funciones de Darío Verón en la zona baja universitaria, y con Gerardo Alcoba espera estar a la altura de las circunstancias. Alcoba es un futbolista veterano (uruguayo de 30 años), de larga trayectoria, que arribó para apuntalar al club; llega a préstamo por un año, con opción de compra.

"Estoy muy contento de conformar filas en este equipo. Me he enterado a lo largo de los días de la magnitud de la responsabilidad que tengo ahora, sé que este puesto es especial por quienes han estado en él con anterioridad; me baso en el trabajo y el sacrificio. Estaré muy bien acompañado por Darío Verón, así que, en ese sentido, me siento optimista y contento con mi llegada a este club", comentó el zaguero en su presentación.

La tercera llegada en Pumas fue la del otrora uruguayo Jonathan Ramis. Delantero rápido, que de igual forma se pega a la banda que recorre el área enemiga buscando un certero remate a la meta enemiga. El ariete funcionará, en el papel, como el complemento de Eduardo Herrera en el ataque universitario, o como relevo del mexicano, pues sus condiciones así lo marcan. La velocidad es su principal arma y su carta de presentación.

"Anteriormente, tuve la posibilidad de jugar en equipos importantes a lo largo de mi carrera, pero Pumas demanda una exigencia total. Deseo demostrar las razones por las que hoy estoy aquí; soy un futbolista que nunca se cansa, que lo da todo en el campo; vengo a ganarme un puesto y a complementar lo que el club requiera, a aportar lo que sé, vengo a sumar".

OPCIÓN EN EL ARCO

Debido a una operación en el hombro izquierdo, Alejandro Palacios, el portero titular de Pumas hasta el torneo pasado, se perdió cualquier posibilidad de tener actividad en el Clausura 2015; por lo mismo, la directiva y el cuerpo técnico del club, determinaron la llegada de Yosgart Gutiérrez, un arquero regular y de calidad probada en el máximo circuito, para generarle competencia a Alfredo Saldívar y evitar que este se confíe; el arribo de Yosgart resulta lógico, al ser Saldívar un novato en el máximo circuito nacional.

"Estoy muy agradecido con toda la gente que hizo lo posible para que yo estuviera acá. Estar en Pumas es estar en un equipo grande; quiero demostrar por qué Memo Vázquez solicitó que viniera. Me sorprendió cuando me enteré que podía venir acá, pero no por eso no voy a pelear por un puesto. La humildad es la que me hará ganarme un lugar. Tengo el anhelo de salir campeón aquí".