6 de febrero de 2014 / 01:22 a.m.

Un patrocinador del comité olímpico estadounidense y un panel de la ONU criticaron una ley rusa porque reprime los derechos de los gays, mientras el miércoles se realizaban protestas alrededor del mundo a dos días de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

Algunos atletas, que por reglas del COI no pueden incurrir en el debate político mientras compiten, hicieron insinuaciones sobre la ley al comenzar sus entrenamientos para competencias que inician el jueves. La patinadora artística Ashley Wagner bromeó que los colores de los Juegos de Sochi, omnipresentes en el Parque Olímpico, le recuerdan la bandera de arcoíris utilizaba por el movimiento gay.

"En realidad no importa donde esté. Sigue siendo mi opinión", comentó Wagner. "Simplemente creo en la igualdad".

La ley firmada en julio por el presidente ruso Vladimir Putin prohíbe la "propaganda" gay entre menores de edad. Sus detractores alegan que es tan restrictiva que prohíbe casi cualquier expresión pública de apoyo a los derechos de los gays.

Por ejemplo, un editor del diario Far East de Rusia fue multado 50.000 rublos (1.400 dólares) el mes pasado por publicar una entrevista con un maestro gay que defendía la homosexualidad.

Los detractores de la ley han presionado al COI y sus patrocinadores comerciales para que condenen la ley y pidan que sea revocada, y lanzaron una campaña en julio que incluyó el boicot de un vodka ruso.

Uno de esos patrocinadores, McDonald's, fue blanco de manifestaciones el miércoles en Londres y París, donde unas 50 personas se congregaron frente a uno de los restaurantes de la cadena de comida rápida en la Plaza de la República para gritar "¡No a la ley anti-gay de Rusia!", y mostrar pancartas con mensajes como "Rusia, estamos contigo, pero rechazamos tu ley anti-gay".

En Londres, unas 150 personas que se congregaron afuera de la oficina en Londres del primer ministro David Cameron y pidieron a McDonald's y otros patrocinadores del COI que se expresen sobre el tema. Los activistas dijeron que tenían planes de entregar una petición firmada por más de 100.000 personas en un restaurante de McDonald's cercano.

Cerca de una docena de activistas gay rusos se manifestaron en el centro de San Petersburgo, a cientos de kilómetros al norte de Sochi. Dos desplegaron pancartas con mensajes como "Berlín 1936=Sochi 2014", en referencia a los Juegos Olímpicos realizados en la Alemania Nazi. Las protestas de una sola persona son legales en Rusia, y las dos activistas estaban lo suficientemente lejos uno del otro como para que no fuesen arrestadas.

También hubo algunas manifestaciones en Jerusalén y otras ciudades como Río de Janeiro, sede de los Juegos de verano en 2016.

El comité de la ONU sobre los derechos de los niños pidió a Rusia que elimine la ley, al señalar que fomenta la discriminación y la violencia. Un día antes, AT&T Inc. catalogó la ley como negativa para lesbianas, gays, bisexuales y transgénero.

AP