17 de agosto de 2014 / 02:29 a.m.

Un nuevo ídolo ha nacido en Rayados. Su nombre es Dorlan Pabon, el héroe de hace tres semanas en Pachuca, de anoche en el Tec y de las próximas exhibiciones del Monterrey.

 El atacante colombiano se agenció un hat-trick con el que Rayados descompuso a la Máquina del Cruz Azul por marcador de 3-1.

 Se suponía que ayer se extrañaría la baja por lesión de Humberto Suazo, pero Dorlan no lo permitió.

 Con esa exquisita técnica para definir, Dorlan deleitó a su nueva afición. El viernes avisó que anotaría y cumplió. Anotó tres, llegó a 6 en el torneo y se ha colocado como el máximo anotador del certamen.

 En el primer tiempo, Cruz Azul se adueñó de la posesión del balón (con el 60 por ciento) pero Rayados del marcador. La Máquina había sido superior a Rayados no solo por su dominio territorial y de la esférica, sino por las situaciones que se le presentaron para marcar y no lo hizo.

 Al minuto 12, el árbitro Óscar Macías le anuló un gol a Marco Fabian por estar en fuera juego y además anotar con la mano. Tontamente el mundialista se hizo acreedor a una amonestación.

 Dos minutos después, Pabon se enfiló al área y tiró al primer poste de José de Jesús Corona que le desvió su remate a tiro de esquina en la primera ocasión clara del Monterrey en el partido.

 Pero Cruz Azul volvió a inquietar con un cabezazo de Joao Rojas que Jonathan Orozco sacó del ángulo derecho. Luego, al 22’, Orozco soltó la pelota en el área, se la dejó a Mariano Pavone, pero con el arco abierto, el argentino desaprovechó el regalo al tirarla por un costado. 

 Fue hasta el 26’ de acción que el Monterrey hizo el primero juego de transición, una de sus armas, que consiste en un movimiento sincronizado de los volantes y atacantes para presionar la salida del rival en su campo y a la postre generarle una ocasión clara para notar. No obstante, en el primer intento no  

 Al 36’, el Maza volvió a ganar por alto en un tiro de esquina y su remate pasó ligeramente desviado del poste derecho de Orozco. La Máquina siguió pitando, enseguida, dentro del área Pavone hizo una media vuelta de izquierda que salió desviada.

 Dos minutos más tarde, Rayados volvió a apostar por el juego de transición y resultó. Ejerció presión en la salida del Cruz Azul y Meza recuperó en el medio campo, tocó a Pabon que se enfiló al área con un marcador esperándole, pero sacó un derechazo que precisamente desvió el Maza Rodríguez y se incrustó pegado al poste derecho de Corona para el 1-0. Pabon anotó su cuarto gol del torneo con el que se colocó en el liderato de la tabla de goleadores.

 Pero Cruz Azul, herido en su orgullo, empató al arranque del segundo tiempo. Rogelio Chávez sacó un centro desde la derecha que Rojas conectó de cabeza para decretar el 1-1

 Al 50’, Velarde se equivocó en la salida, le entregó a Marco Fabián un balón fuera del área y desde ahí se probó pero Orozco desvió con un manotazo para evitar el 2-1 de la Máquina.

 Mientras Cruz Azul fallaba, el Monterrey esperaba el momento justo para lastimar con Pabon y al 66’ lo consiguió. Efraín Juárez desbordó por derecha sacó un centró a Silva que de primera jugó con el colombiano, y este con una finta se zafó la marca de dos marcadores y definió con toque cruzado para el 2-1 y provocar la locura en un estadio Tecnológico que se le rindió. “Oé, oé, oé, Dorlan, Dorlan”, cantaron unos 33 mil hinchas.

 Pero Dorlan parecía no estar conforme. Porque aún reservaba una ejecución maestra. Una de esas que quedan para la memoria. Y así ocurrió al 73’.

 En un contragolpe, Silva salió a velocidad por la izquierda con Velarde. El laterla izquierdo levantó la cara y sacó un servicio a segundo poste donde Pabon la midió y la prendió de volea para marcar un golazo. El tercero del partido. El sexto del torneo. La obra maestra del especialista, del héroe, del ídolo.

A 16 minutos del final, Barra decidió cuidar a su joya y al salir de cambio el Tec le ovacionó. Ahí se acabó el partido. El Monterrey se replegó, cerró las avenidas y firmó los tres puntos con los que llegó a 10 puntos y asaltó el tercer lugar de la tabla.

JAIME GARZA