30 de agosto de 2014 / 09:13 p.m.

 

El atacante alemán Julian Schieber, sorprendió a la afición en el duelo de la Bundesliga entre el Herta Berlin y el Bayer Leverkusen, pero no por su capacidad de definición.

Cuando el partido estaba empatado 2-2, el delantero del cuadro de la capital germana  mordió al defensa rival Emir Spahic.

La acción no fue juzgada por el árbitro.

El partido fue ganado por el Leverkusen, con un marcador de 4-2.

A pesar de que la acción no fue marcada por el silbante, se espera que las autoridades de la Bundesliga estudien este suceso.

RAFAEL RIVERA