14 de marzo de 2014 / 06:13 p.m.

El entrenador del Espanyol, Javier Aguirre, ha afirmado que mañana contra el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón, su equipo "está obligado a dar la cara y no hay pretextos" aunque ha apuntado que en su estadio, a los atléticos "es muy difícil hacerles daño y tiene un récord realmente impresionante".

"Debemos salir con mucha intensidad y decisión. Será difícil porque en su campo tienen la iniciativa, pero intentaremos estar a la altura de las circunstancias", ha comentado el mexicano. El técnico ha apostillado que mañana "el rival no nos dará tregua y no quiero hacer un papelón el Calderón".

Aguirre ha comentado que sus futbolistas "están advertidos de que durante los 95 minutos deben jugar con una concentración y equilibrio emocional máximo". Cuestionado sobre la intensidad, el mexicano ha explicado que "si hay algún partido en el que pesa más o está a la par" que lo puramente futbolístico "es éste".

En todo caso, el técnico no cree que su rival llegue fatigado tras el partido de Liga de Campeones contra el Milan italiano, el pasado martes. "Tiene suficiente fondo de armario. No creo en el cansancio del contrario y sus once jugadores van a correr como nosotros o más", ha apuntado.

El entrenador blanquiazul, además, ha explicado que ambos conjuntos tienen una filosofía parecida. "Nuestro estilo se asemeja mucho al del Atlético e intentaremos ganar con él. Aunque es difícil sorprender. Ellos aspiran a la Liga y a la 'Champions', con eso está todo dicho. Le metió cuatro goles a un equipo histórico", ha recordado.

Finalmente, Aguirre ha confesado que no comparó la sanción al 'Mono' Burgos, tres partidos por protestar airadamente al árbitro, con la suya, cuatro encuentros por, según el acta, insultar al colegiado: "El reglamento es muy claro y un insulto al juez es gravísimo. No lo pude demostrar o él no me creyó".

AGENCIAS