30 de enero de 2015 / 12:15 a.m.

Monterrey.- La Secretaría de Obras Públicas del Estado consideró que fue un incidente sin mayores consecuencias el desprendimiento de una de las cimbras en la construcción de la línea tres del Metro, pues se observaron los protocolos de seguridad y no representó ni daños, ni retrasos en los trabajos.

Luis Gerardo Marroquín Salazar, titular de la dependencia, explicó que como parte de las medidas de prevención, la estructura estaba sujetada de cuatro puntos, por lo que al fallar uno, los otros tres la sostuvieron en el aire sin problemas.

Todo se debió al desprendimiento de una asa u oreja soldada a un balancín metálico de la grúa, que realizaba las maniobras de bajar la cimbra, pero la grúa no tuvo problemas para sostenerlo, pues tiene capacidad para 60 toneladas, y la pieza pesa sólo 15 toneladas.

De todas maneras, dijo el funcionario, por prevención se evacúa a toda persona de los alrededores cuando se realiza el retiro de la estructura.

Aclaró que no se afectó ninguna instalación, ni líneas eléctricas, ni instalaciones de fibras ópticas, pues no representó peligro de que cayera.

Marroquín Salazar aseguró que es el primer incidente de su tipo que registra la obra, y realmente no representó retraso en los trabajos.

 

FOTO: Archivo

FRANCISCO ZÚÑIGA