4 de febrero de 2013 / 02:43 p.m.

México • La fuerte inversión del gobierno para levantar hospitales de alta especialidad y dotarlos de tecnología —como los aceleradores lineales—, se ha visto obstaculizada por la falta de personal capacitado, poca voluntad para concretar centros oncológicos y desaparición de los aparatos, entre otros problemas, lo que ocasiona que la gente se traslade varios kilómetros para recibir tratamiento en el Instituto Nacional de Cancerología (Incan), cuando podrían acceder a la atención cerca de su lugar de origen.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) y los reportes obtenidos por Multimedios, a través del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), revelaron que en Chiapas, Yucatán, Oaxaca, Veracruz y Tamaulipas existen irregularidades en cuanto al manejo de los equipos dotados por el gobierno de Felipe Calderón porque “"no se ponen de acuerdo"” dónde instalarlo, o simplemente existe resistencia de echarlos a andar por carecer de especialistas que sepan manejar los aparatos.

Pero también a ello se suma el hecho de que los recursos del Seguro Popular, como sucedió en Veracruz, no llegan a tiempo, por lo que las autoridades sanitarias se quedan sin capacidad de poder operar los aparatos y atender a la población.

Cuando sí llegan los recursos, en lugar de destinarlos a los Regímenes Estatales de Protección Social en Salud (REPSS), cuya misión es comprar a proveedores de la red pública Servicios Estatales de Salud como primera opción y en ocasiones la única, pasan a las arcas de las secretarías de Finanzas o de Tesorerías locales que manejan el dinero a discreción y en su tiempo, lo que provoca que no se pueda disponer del recurso para subsanar carencias de equipo o faltantes de camas e insumos.

DESAPARECE EQUIPO

En Oaxaca, por ejemplo, de acuerdo con la Procuraduría General de la República, según consta en el expediente PGR/OAX/OAX/V/161/2011, se investiga la desaparición del equipo integral de radioterapia con acelerador lineal que costó 118 millones 860 mil pesos y que fue adquirido para atender los cánceres de mama y cervicouterino, principales causas de muerte entre las mujeres de esa entidad.

Martín Vásquez Villanueva, ex secretario de Salud de Oaxaca, denunció que el contrato de adquisición de ese equipo médico, de “"asignación directa"” a Corphomed, con folio AD/OAX/017/07, se encuentra desaparecido; sin embargo, la empresa Corphomed SA de CV aseguró que el aparato ingresó entre el 21 de agosto y el 11 de septiembre de 2008 al almacén estatal de bienes de activo fijo de los Servicios de Salud de Oaxaca.

PROBLEMAS LOCALES

Alessandra Durstine, de la Sociedad Americana del Cáncer (SAC), señaló que Chiapas tiene la incidencia más alta de cáncer de cuello uterino y el tratamiento más exitoso es la radioterapia; sin embargo, por problemas burocráticos solo opera bien un aparato, lo que significa que las mujeres tienen que salir de su estado y recibir dicho tratamiento lejos, a veces ya en etapas muy avanzadas.

“"Sabemos que la detección en la primera etapa tiene 93 por ciento de posibilidad de vida, con los mismos tratamientos a los que se tiene acceso con el Seguro Popular”, explicó Durstine, encargada de la iniciativa de la SAC para la región de Latinoamérica.

“"El Seguro Popular reporta cifras bajísimas de detección temprana, apenas llega a 6 por ciento, lo que significa mucho menos probabilidad de sobrevivir, sobre todo para las mujeres con cáncer de mama y cervicouterino"”, acotó.

En Estados Unidos, detalló la experta, existe una sobrevivencia de 70 por ciento entre pacientes con cáncer, mientras que en Latinoamérica es apenas de 30 por ciento.

En Estados Unidos, abundó, “"el acceso a los tratamientos es de última generación, mientras que en Latinoamérica todavía se ofrecen terapias de los años 80"”.

Otro problema que enfrentan los estados es que el Seguro Popular solo cubre cinco tipos de cáncer, a ello se suma que hay siete estados que carecen de centros oncológicos: Baja California, Zacatecas, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala, Morelos y Quintana Roo.

La Secretaría de Salud alertó que si el problema del cáncer no se frena, se pasará en las próximas dos décadas de 120 mil nuevos casos anuales a 250 mil, sin que haya recursos para atender a toda esa población.

INCAN OFRECE APOYO A LOS ESTADOS

Alejandro Mohar, director del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), explicó que esa instancia se ha dado a la tarea de hablar con autoridades de gobiernos estatales para ofrecer capacitación y que los aparatos sean utilizados al ciento por ciento en los centros oncologicos que hay en todo el país.

Esto porque el Incan, aunque tiene un avance de 70 por ciento en la construcción de una segunda torre y ya está lista una nueva sala para tratar cáncer de mama que inaugurará en marzo, sufre de saturación. En sus instalaciones atiende “"a mil 200 pacientes por día, 80 por ciento de ellos gana tres o menos salarios mínimos"”, detalló Mohar.

En 2012 el instituto operaba con un presupuesto anual de mil 100 millones de pesos, pero los recursos siguen siendo insuficientes, pues en promedio realiza más de un millón de exámenes de laboratorio y brinda hospitalización a 7 mil personas anualmente.

Además, explicó Mohar, son fundamentales las negociaciones con la industria para tener acceso a tratamientos, así como arrancar fuertes campañas de prevención para evitar que los pacientes lleguen en etapas avanzadas, cuando la medicina poco puede hacer. “"Si llegan con tumores de un centímetro, bueno hasta de tres centímetros, podemos salvarlas"”, señaló.

BLANCA VALADEZ