12 de octubre de 2014 / 05:02 p.m.

 

No importa que Guillermo Ochoa no juegue en España con el Málaga; en México, el portero de la selección goza del reconocimiento de sus compañeros, de los aficionados y de Miguel Herrera. Por ahora, con eso le basta a Memo para sentirse útil.

Cuando se viste con la playera de la selección el portero recupera la vida, se siente valorado, máxime cuando lleva el brazalete de capitán del conjunto mexicano, algo que no es poca cosa.

En Chiapas, Memo sintió el calor de la gente, fue de los jugadores más ovacionados y dos espontáneos se arriesgaron a saltar al campo para saludarle. El portero se ganó un poco más a la tribuna cuando intervino para que las personas fueran retiradas del césped sin maltratos. "No es lo ideal, pero lo hacen y tampoco causan daño, quieren acercarse y saludar, hay que tratar de sacarlos con calma".

En el partido no tuvo una alta exigencia, pero cuando el juego precisó de él, Memo respondió de buena manera. Sujetó un par de disparos y en otro par de ocasiones en balones aéreos salió decidido para alejar el peligro.

La banca del Málaga no le ha quitado el feeling. Los últimos meses de Ochoa han sido movidos, lo que ocurrió en el Mundial ya se conoce de sobra, le ganó la partida a Jesús Corona y ante Brasil ofreció el mejor partido de su carrera. Y cuando hubo muchas especulaciones sobre los clubes interesados en sus servicios, acabó fichado por el Málaga. Fue presentado con todos los honores, pero en la competencia su entrenador, Javi Gracia, mostró su preferencia por Carlos Kameni.

Ochoa ha visto a su equipo desde la banca, apretando los puños. La historia que parecía despuntar en Brasil ha encontrado un freno brusco en España. Y cuando ha sido llamado a la selección, Memo no entiende por qué se cuestiona su llamado, argumenta que ha demostrado sus condiciones para que no se desconfíe de él.

Y sobre todo, recalca que no está arrepentido de la decisión que tomó en el verano. La pregunta es directa. "¿Te arrepientes de haber ido a España?", la respuesta también es contundente: "no, para nada, ni de España ni de Francia, son retos en la vida, nadie dijo que fuera fácil, para nosotros que estamos en Europa no es sencillo, si fuera por jugar hubiera regresado o hubiera hecho otra cosa, pero no se trata de eso, se trata de buscar el máximo nivel en las mejores ligas, uno quiere luchar por sus sueños y hay que buscarlos".

Y también agradece el cobijo que le ha dado el Miguel Herrera en los tiempos ajetreados. "Siempre es importante tener el respaldo del entrenador, allá (España) no lo he tenido, no me lo han mostrado, espero tenerlo pronto y arrancar un partido. Estoy tranquilo, esas decisiones no son mías, sé de lo que soy capaz en la portería, sé en qué momento estoy, me siento en buena forma, lo he demostrado ahora que estoy jugando con la selección y estoy tranquilo porque confío en mí y en que pronto jugaré". Incluso no piensa que la Copa del Rey pueda ser el torneo en el que su entrenador le conceda minutos.

"Lo principal es la Liga y vamos a buscar jugarla, no estoy allá solo para jugar la Copa del Rey", dice con firmeza.

Es entonces cuando el portero pide un poco de memoria, pues cree que en la cancha ha demostrado los motivos por los que el Piojo le ha dado la titularidad.

"Sé que aquí en México la gente, la prensa me muestran ese cariño y apoyo, me siento como en casa, trato de hacerlo bien cada vez que me toca jugar, tampoco es que tenga que demostrar cada partido que estoy bien, llega uno y parece que se les olvidó lo que uno hizo en Chile, y lo que pasó en el Mundial, pero no es así, estoy tranquilo sé de lo que soy capaz tengo claros mis objetivos y el futuro que viene con la selección, estoy trabajando al máximo para cuando Miguel me requiera hacer un buen papel", dijo Ochoa.

El portero, quien asumió la capitanía del Tri ante Honduras, pasa a hablar de lo grupal, de los primeros pasos que da el conjunto mexicano en un nuevo proceso, subraya que "la selección tiene poco tiempo para trabajar, se tiene que formar grupo, tratar de que se haga un equipo, Miguel no puede estar cambiando los 23 cada convocatoria, hay que tener calma, los procesos son largos y ustedes (prensa) también deben tener calma. México va con buen paso, tenemos un sistema, un futbol que nos ha dado buenos resultados, un buen planteamiento, se ve funcionar al equipo, se ve llegada, se ve claridad y solidez atrás".

Es un hecho que Memo no jugará ante Panamá este domingo, pues Miguel Herrera señaló el martes, en Chiapas, que en la portería sí haría cambios, por lo que Alfredo Talavera saldrá de titular en La Corregidora. Guillermo Ochoa está bien, sereno, convencido de que el futuro será mucho mejor que el actual presente. En el pasado así ha ocurrido.

 CORTESÍA LA AFICIÓN