14 de enero de 2015 / 12:22 a.m.

 

Málaga y el portero mexicano Guillermo Ochoa sufrieron de más al encajar tres goles en la recta final ante Levante, pero aún así lograron clasificarse a los cuartos de final de la Copa del Rey, con un global de 4-3 (2-3).

Málaga consiguió una ventaja de dos goles en el partido de ida de esta eliminatoria celebrada en La Rosaleda. Hoy, en Ciutat de Valencia, estuvo lejos de defender dicho resultado y se aventuró al frente en busca de un gol más.

Al minuto 22, Ricardo Horta lo consiguió, sin embargo, el equipo vio la posibilidad de hacer el 2-0 (4-0 global) al contragolpe y para el 38, Recio dejó prácticamente sentenciado el pase.

El Levante inició el segundo tiempo con la tarea de convertir cinco goles y no encajar ni uno más para seguir con vida en la Copa, sin embargo, los “boquerones” seguían cómodos en la cancha y aunque sin mucho peligro, continuaban merodeando el área rival.

Al no tener respuesta, el técnico Lucas Alcaraz realizó dos cambios ofensivos (min. 60). La estrategia le funcionó, el recién ingresado David Barral le cambió la cara a la eliminatoria en tres minutos, tiempo en el que marcó doblete (70 y 73).

El equipo "blaugrana" se creció y toda la plantilla se fue al frente, para su fortuna, Ochoa evitó el tercero de Barral (79), aunque ante la insistencia, no pudo detener el tanto de Juanfran a falta de cinco minutos para el final.

Los "granotas" siguieron luchando pero ya no lograron marcar, por lo que los pupilos de Javi Gracia se quedaron con el pase a cuartos de final, ronda en la que se medirán con Celta de Vigo o Athletic de Bilbao.

NOTIMEX