FERNANDO HERRERA
24 de junio de 2014 / 05:12 a.m.

Después de las declaraciones de Niko Kovac y de Luka Modric, la Selección Nacional sacó el carácter y con una cátedra de buen futbol derrotó a Croacia eliminándolos de la Copa del Mundo.

Este domingo durante las conferencias de prensa previa al duelo, el entrenador de los croatas señaló categóricamente, que las rodillas de los mexicanos deberían temblar ante ellos en el duelo de este lunes.

Kovac, quien fuera jugador cuando México eliminó al equipo europeo en el Mundial del 2002, señaló que ellos buscarían anotar un gol temprano, para después decir que sin esto, los nacionales ya tenían demasiada presión, por lo que si algunas rodillas estaban temblando serían las nuestras.

Por su parte, Luca Modric, también jugador estrella del Real Madrid, siguió con la polémica al señalar que aunque Guillermo Ochoa había tenido una gran actuación ante Brasil, no era un arquero invencible.

Incluso llegó a señalar que tenían mejor equipo que el que dirige Miguel Herrera.

"(Mario) Mandzukic ha demostrado su calidad con el Bayern Munich, y ya en este Mundial, estoy seguro de que, con el debido respeto, ha anotado contra mejores porteros que Ochoa", señaló antes del encuentro.

Al final, México terminó ganando con un contundente 3-1, con Ochoa demostrando que está en un gran momento y sin rodillas temblando.

Y para que quedara totalmente demostrado, Guardado le dedicó su gol a Niko:

Y Ochoa le detuvo un disparo en mano a mano a Modric, haciendo que el croata se tragara cada una de sus palabras: