27 de febrero de 2013 / 02:56 p.m.

En medio de una gran ovación, el papa Benedicto XVI entró en la plaza de San pedro del Vaticano en el papamóvil, para celebrar la última audiencia pública de su pontificado, a la que asistieron decenas de miles de fieles de todo el mundo.

Benedicto XVI recorrió la plaza de San Pedro en el papamóvil, para estar más cerca de los presentes, que no cesaban de corear "Benedicto", "Benedicto" y "viva el papa", mientras ondeaban banderas de numerosos países, entre ellos la española y latinoamericanas.

El recinto vaticano estuvo repleto de fieles, así como las calles adyacentes a la plaza y según fuentes del ayuntamiento de Roma superan los 150.000.

Tras el recorrido entre los fieles, el papa, que entró en la plaza a las 10.40 horas local, pronunciará la tradicional catequesis de las audiencias públicas.

La audiencia, que se celebró en un mañana luminosa y radiante, fue su último acto público en el Vaticano antes de que mañana a las ocho de la tarde de Roma (19.00 GMT) deje de ser pontífice.

Pide en español que recen por los cardenales que elegirán al sucesor

Benedicto XVI pidió hablando en español, que recen por él y por los cardenales, ""llamados -dijo- a la delicada tarea de elegir a un nuevo Sucesor en la Cátedra del apóstol Pedro"".

El pontífice, en su última audiencia pública, también agradeció, siempre hablando en español, el ""respeto y la comprensión"" con la que ha sido acogida su decisión de renunciar al papado y reiteró que la ha tomado ""con plena libertad"".

EFE