18 de marzo de 2014 / 08:19 p.m.

Los organizadores de la Copa del Mundo del 2022 en Catar se distanciaron el martes de las acusaciones de corrupción que involucran a dos funcionarios de alto rango de la FIFA y despiertan nuevas preguntas sobre la postulación ganadora del país para albergar el torneo.

El diario británico The Daily Telegraph alegó el martes que tiene pruebas de que el ex vicepresidente trinitense de la FIFA Jack Warner y su familia recibieron casi 2 millones de dólares de una empresa controlada por Mohamed Bin Hammam, un catarí que fue miembro del comité ejecutivo del ente rector del fútbol mundial.

Según documentos vistos por los periodistas del Telegraph, una nota de una de las compañías de Warner, Jamad, a la firma de Bin Hammam, Kemco, solicitaba 1,2 millones de dólares por el trabajo realizado entre 2005 y 2010. La nota estaba fechada el 15 de diciembre de 2010, dos semanas después de que Catar fue elegido para albergar la Copa del Mundo. El pago se realizó en 2011.

Pagos por un total de 750.000 dólares fueron depositados a los hijos de Warner, y otros 400.000 dólares fueron pagados a uno de sus empleados, afirmó el Telegraph.

Las transacciones se procesaron a través de un banco de Nueva York y han llamado la atención del FBI, que según el periódico está investigando a Warner y sus vínculos con la candidatura de Catar.

Los organizadores cataríes dijeron el martes que la candidatura "respetó estrictamente las regulaciones de postulación de la FIFA en cumplimiento de su código de ética".

"El Comité Supremo para la Entrega y Legado (de la Copa del Mundo) y los individuos involucrados en la comisión de la candidatura para el 2022 no están al tanto de ninguna denuncia sobre relaciones comerciales entre particulares", añadió la declaración.

La FIFA dijo que no tenía comentarios sobre las acusaciones.

"En principio, cualquier evidencia de potenciales irregularidades puede ser referida al órgano investigador del comité de ética independiente de la FIFA para una investigación", dijo en un comunicado.

Warner dijo que se estaba librando una "cacería de brujas" contra Catar.

"No tengo ningún interés en involucrarme en la insensatez que ahora se hace pasar como noticias sobre Catar y Jack Warner ", dijo en una declaración a la agencia británica Press Association.

Las recientes acusaciones provocarán un renovado escrutinio sobre la votación del año 2010, que actualmente es investigada por el fiscal de ética independiente de la FIFA, y ha puesto de nuevo bajo los reflectores a Warner y Bin Hammam, dos de las figuras más controvertidas de la historia reciente de la FIFA.

Warner y Bin Hammam ya no son miembros del comité de la FIFA. Se vieron atrapados en un escándalo de corrupción alrededor de la fallida campaña de Bin Hammam para alcanzar la presidencia de la FIFA en 2011.

Catar derrotó las candidaturas de Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y Australia para albergar el Mundial del 2022.

La decisión se ha visto empañada por persistentes denuncias de que el proceso de votación estuvo lleno de fallas, así como por las preocupaciones por el sofocante calor del verano en la pequeña nación del Golfo Pérsico. Se espera que la FIFA cambie la fecha del torneo de su tradicional período de junio a julio a los meses de invierno en esa región, pero las fechas exactas aún no se han definido.

AP