19 de abril de 2014 / 02:13 a.m.

Su experiencia como jugador de los Zorros ha sido más dulce que amarga. El delantero paraguayo José Ortigoza llegó como refuerzo con la consigna de salvar al Atlas y el objetivo está cumplido.

Esta vez la Liguilla parece lejana, pero el paraguayo se dice a gusto y bien adaptado en un club que pretende defender por mucho más tiempo.

“Llegué en un momento no muy bueno, pero por suerte me pude adaptar de la mejor manera. En estos momentos, en estas situaciones, a veces se valoriza más el trabajo grupal que lo individual, estoy fortalecido, contento por eso, ojalá que si se da la oportunidad, el siguiente torneo podamos estar más finos y poder darle más alegrías a la afición de Atlas”, expresó.

El atacante añadió que ante Toluca, Atlas buscará ganar su primer y único partido en casa. Los Zorros  aún no pierden la esperanza de llegar a la Fiesta Grande.