22 de julio de 2014 / 11:00 p.m.

El portero de Santos menciona que sin Rodríguez tendrá una expulsión menos en el Apertura 2014.

 

 

Oswaldo Sánchez se reportó listo para regresar al arco de Santos Laguna, luego de cumplir con el partido de suspensión que arrastraba desde el torneo anterior.

Ahora busca tener un gran torneo, con el desahogo de que ya no tendrá que ser víctima del arbitraje de Marco Antonio Rodríguez.

“Que Dios lo bendiga, bendito sea Dios, que optó por retirarse, la verdad que le deseo mucha suerte y seguramente va a hacer muy bien las cosas donde esté, porque es un una tipo con mucha personalidad”, expresó Sánchez.

Descartó que vaya a cambiar el arbitraje ahora con su ausencia.

 “Vienen muchos árbitros que están empujando fuerte, me parece que Marco tenía una gran capacidad, tan es así que fue a tres Mundiales y por algo fue considerado uno de los mejores, pero siempre buscaba un protagonismo especial, esa es la realidad. Ahora que no esté no se va a notar, porque los protagonistas somos los jugadores”, opinó.

Ese protagonismo de Marco Rodríguez afectó a varios jugadores, entre ellos a Oswaldo.

“Me expulsó varias veces, pero así es esto, no quiero pensar que era alevosía ni mucho menos, pero ahora será una expulsión menos en el torneo”, comentó el guardameta.

En cuanto a la intención del silbante de convertirse en entrenador y si Oswaldo estaría dispuesto a jugar en su equipo, el capitán de Santos dijo que es como si él quisiera ser árbitro.

Pero eso ha quedado atrás para el guardameta, quien siente ansias de jugar, luego de hacer una pretemporada muy intensa y tener que ver por televisión el primer partido de su equipo, ya que estaba suspendido.

Acerca de Julio González opinó que cumplió con la encomienda, que hizo un buen partido, y que está listo para cuando se le requiera.

“No hubo necesidad de darle ningún consejo antes del partido, él tiene 23 años, ya no es un niño, hemos platicado mucho en la pretemporada sobre lo que podía ser ese partido, pero nada más”, compartió Oswaldo.

En lo particular, Sánchez Ibarra se siente entero y contento de tener la oportunidad de estar en el próximo partido.

“Por más viejo que esté uno, mientras se esté pensando en trabajar y aportar, está en disposición”, agregó.

Con respeto al partido ante Cruz Azul, el guardameta dijo que enfrentar a los equipos grandes siempre es una motivación.

“Ellos vienen de perder en su casa, así que seguro vendrán con la idea de recuperarse en el TSM. Nosotros estamos con toda la intención de intentar ganar nuestro primer partido en casa, que la gente empiece a meterse con el equipo a la de ya”, exteriorizó.

Sabe que ganando de local se revalida el triunfo de visita, así que con esa idea van a encarar este compromiso.

Rechazó que haya algo para corregir en el equipo con respecto al partido anterior, pues afirmó que cuando se consigue un buen resultado, más allá de corregir hay que destacar lo positivo, que se ganó en cancha ajena, en un ambiente de 43 grados con un buen manejo de partido.

Por lo tanto, la misión es ganar, sin tener que pensar en la idea de querer mantener siempre el cero en su arco.

“Mantenemos el cero atrás es mejor, pero en la vida, si se va pensando en sacar eso nada más entonces uno estará preparado para no atacar. Nuestro equipo tiene un gran potencial ofensivo y esa puede ser su principal característica”, finalizó el jugador.

 CORTESÍA LA AFICIÓN