EFE
12 de julio de 2014 / 07:58 p.m.

Neymar fue ovacionado hoy poco antes del partido en que Brasil y Holanda definen el tercer y cuarto puesto del Mundial, mientras que el técnico Luiz Felipe Scolari recibió un ruidoso abucheo cuando pisó el estadio Mané Garrincha de Brasilia.

Aquejado por una lesión en la columna vertebral que le impidió disputar la semifinal contra Alemania, que goleó a Brasil por un duro 1-7, Neymar decidió reintegrarse al grupo y estar presente, aunque no pueda jugar, en la despedida de su selección del Mundial.

Salió al campo del estadio Mané Garrincha en el momento en que sus compañeros comenzaban los ejercicios de calentamiento para el partido frente a Holanda y fue recibido por una sonora ovación.

El delantero del FC Barcelona agradeció, agitó sus manos a modo de saludo y se sentó en el banquillo de los suplentes a observar a sus compañeros.

Su imagen apareció varias veces en las pantallas de televisión del estadio y con cada una llegó una nueva ovación.

En más de una ocasión, su nombre fue coreado por los aficionados brasileños, que al menos en Brasilia parecían haber olvidado la escandalosa goleada alemana y se preparaban para alentar a su equipo en la búsqueda del tercer puesto.

Cuando los jugadores titulares de Brasil fueron anunciados en el estadio, el más celebrado fue David Luiz, mientras que el nombre del seleccionador Luiz Felipe Scolari fue recibido por los hinchas con un sonoro abucheo, que se repitió cuando se marchaba al vestuario tras los ejercicios previos al encuentro.