17 de marzo de 2014 / 12:21 a.m.

El haber recibido una goleada de 5-0 por parte de Pumas, producto de sus errores, no representa para el técnico del Atlante, el argentino Pablo Marini, un golpe mortal en sus aspiraciones de salvación, en la que confía en que evitarán el descenso.

"Es un golpe muy duro sin lugar a dudas, no mortal, porque sólo están 18 puntos en juego, que tenemos que disputar todos los equipos y cada día siguen convencidos de que podemos salvarnos", aseveró tajante.

Dijo que sabían lo complicado que sería este encuentro tanto por el rival, el escenario y las condiciones que rodean disputar un partido al mediodía, pero que por la entrega mostrada, mantienen esa convicción de que aún pueden salvarse.

"Sabíamos que era un partido duro por las condiciones de la altura y el clima y esos nos costó esta derrota muy dura, pero seguimos insistiendo en que tenemos la convicción de que nos vamos a salvar y que el grupo se va recuperar muy rápidamente", insistió.

Mencionó que esa recuperación la van a lograr a base de trabajo en el que corregirán los errores cometidos en el encuentro contra Pumas y que les costó llevarse cinco goles, cuando por momentos, tuvieron la posibilidad e incluso estar arriba en el marcador ya que en lo futbolístico fueron superiores.

"Con trabajo y sabiendo que cometimos muchos errores y analizando que fue un partido muy difícil de desmenuzar porque tuvimos muchas ocasiones de gol y cometimos errores que no se pueden cometer en este tipo de momento, cometimos errores infantiles que nos costaron muchos goles".

"Es difícil de comprender nuestro análisis después de un 5-0, pero hubo momentos que generamos situaciones y no pudimos convertir, ellos nos hacen dos goles y después nos costó remontar.

"En el segundo tiempo tuvimos cinco ocasiones para descontar con un equipo entregado, nos hicieron los otros goles, pero tuvimos una cuota de mala suerte en errores nuestros y en falta de definición", concluyó.

NOTIMEX